Publicidad
"Estamos olvidados pero nos dejan hacer, estos trabajos no entran en nuestro contrato"

"Estamos olvidados pero nos dejan hacer, estos trabajos no entran en nuestro contrato"

LNC CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 04/06/2022 A A
Imprimir
"Estamos olvidados pero nos dejan hacer, estos trabajos no entran en nuestro contrato"
Artes Son dos excepcionales artistas de la madera, en la que vienen trabajando desde hace décadas en el Centro de los Oficios como profesores. Acaban de ser reconocidos con el premio de la Fundación Richard H. Driehause de las Artes de la Construcción
Este debería haber sido un gran día para el arte y la artesanía de la madera en nuestra provincia, para el patrimonio vinculado a este material pues un importante reconocimiento —el Premio de la Fundación Richard H. Driehause de las Artes de la Construcción 2022 en la categoría de trabajos de la madera— reconoce el trabajo y evidente buen hacer de Agustín Castellanos Miguélez y Ricardo Cambas, en los que se valora su trayectoria profesional y la realización de numerosos trabajos de carpintería; muchos de ellos repartidos por la capital y lugares de la provincia que en muchos casos ni se sabe que son obra suya. Un trabajo importante pero discreto, como son ellos y como es el escaso eco que puede haber tenido este importante reconocimiento, al que se presentaron ellos mismos, a título personal, no a través del Centro de los Oficios, en el que son profesores desde hace décadas. Hablamos con uno de ellos, Agustín Castellanos.

– El premio reconoce vuestra trayectoria profesional y la realización de numerosos trabajos de carpintería y por su contribución a la formación de alumnos en diversas técnicas de la carpintería. Pese a ello vuestro trabajo ha pasado más desapercibido de lo que merece; ¿os sentís olvidados?
– Hombre, un poco olvidados sí que estamos pero la parte positiva es que nos dejan hacer, que es importante. De hecho los trabajos que podríamos decir que son los que reconoce el premio no están en nuestro contrato, por decirlo de alguna manera.

– ¿Qué os lleva a hacerlos?
– De un lado nuestro compromiso personal y también que pensamos que además de formar debemos investigar y siguiendo ese camino es como llegan algunos momentos como éste del premio, porque lo normal es no sentirnos muy reconocidos, ni dentro ni fuera del Centro. Pero es un trabajo, al margen del académico de profesores, que nos parece adecuado y correcto, que sentimos que si lo podemos hacer no sería lógico no hacerlo.

Nos presentamos al premio porque fomenta valores en los que creemos, como conservar  los oficios tradicionales relacionados con la construcción, que es lo que nosotros hacemos– ¿Qué os llevó a presentaros a este premio?
– Ya hace unos años que se celebra y creemos que nuestro trabajo coincide con los valores que fomenta, que pretenden conservar los oficios tradicionales relacionados con la construcción, que es lo que nosotros hacíamos y lo debieron entender así porque nos premiaron.

– Y el Centro de los Oficios, ¿creéis que está reconocido y valorado?
– Siempre se tiene la sensación que se podría hacer más, pero la realidad es que se trata de un centro municipal y creemos que un centro así debería depender directamente de la Junta. Y hay que valorar una labor que se ha venido realizando durante muchos años.

– ¿Qué pudo llevar a que os llegue este reconocimiento precisamente en este momento?
– Creemos que de un lado se reconoce la aportación que podemos hacer a la carpintería y, además, es cierto que los trabajos en armadura de cubierta son, por decirlo de alguna manera, muy efectistas, llaman mucho la atención.

– E, imagino, que ya estáis preparando cursos y talleres para el verano de los que salen nuevas obras que van enriqueciendo el patrimonio en diversos puntos de la provincia como ocurrió, por ejemplo, el año pasado en Valcabado, por citar uno.
– Sí, claro. De hecho haremos otros dos cursos de carpintería de armar nuevamente en Valcabado, donde se han cubierto las plazas prácticamente nada más abrir las matrículas. Fue una experiencia muy positiva, como tantas otras.
Volver arriba
Newsletter