Publicidad
‘ESOesFilosofía’

‘ESOesFilosofía’

OPINIóN IR

27/10/2021 A A
Imprimir
‘ESOesFilosofía’
«Virtud y Filosofía peregrinan como ciegos; el uno se lleva al otro, llorando van y pidiendo». El pasado día 24 una iniciativa pretendió llenar las redes sociales con el siguiente mensaje: «Luchemos por la defensa de la Filosofía en la ESO”. Malos tiempos cuando la Filosofía necesita ser defendida. Se adivinan tiempos de barbarie, de oscurantismo, de tiranías y de totalitarismos cuando la Filosofía es la primera víctima.

Si no estuviéramos tan anestesiados, lobotomizados o, para decir con exactitud, idiotizados –el idiota es el contrario al ciudadano, el que sólo se preocupa de los suyo y no entiende más que lo privado–, la noticia de que la nueva Ley de Educación (otra más…) destierra la Filosofía de los planes de estudios, la orilla, la humilla, con la perversa pretensión de convencernos de que es el suyo un saber inútil, que poco aporta, que incluso entorpece la consecución del ideal de vida que quiere imponernos, que no es otro que el éxito, condenando al fracaso a quien no lo consiga, si no fuéramos tan idiotas, digo, esta debería ser la noticia que ocupara periódicos y telediarios. La noticia que nos sacará a las calles a levantar barricadas movidos por la ira que transforma a personas apacibles en revolucionarias cuando se pasa el límite y gritan: ¡Basta!

Se habla de volcanes, del precio de la luz, de reformas, tribunales, de hijos de folclóricas, de fueras de juego y de eméritos, y todo bien mezclado como un tahúr haría una ensalada y se añade la sal del juego del calamar. Tinta sobre tinta, oscuridad, ceguera. Al lado de esto, que se estudie o no Filosofía, habrá quien ‘piense’, es una nimiedad. Y lo cierto es que parece poca cosa pensar en estos tiempos. Ya piensan ellos. Yo, sin embargo, equivocado o no, soy de la opinión de que el pensamiento es nuestro último bastión, la defensa de nuestra dignidad como personas, como fines y nunca como medios. La Filosofía es el más valioso instrumento para comprender y afrontar lo que sucede, también lo terrible, es generosa pues nos brinda la posibilidad de distinguir, diferenciar, de elegir y rechazar, de ser libres, de optar por una vida ética con uno mismo y política con la comunidad. Esta Ley no es inocente. No consintamos el daño que traman contra nuestros hijos.

Y la semana que viene, hablaremos de León.
Volver arriba

Newsletter