Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
"Es un reto personal este proyecto y volver al fútbol de élite con la Cultural"

"Es un reto personal este proyecto y volver al fútbol de élite con la Cultural"

DEPORTES IR

Imagen de vídeo
Jesús Coca Aguilera | 19/02/2020 A A
Imprimir
"Es un reto personal este proyecto y volver al fútbol de élite con la Cultural"
Fútbol / Segunda División B El central Héctor Rodas asegura que "vivimos de intentar ascender a Segunda" y que "más ambición, ilusión y hambre que este equipo no tiene nadie"
Llegó a la Cultural para vivir su primera experiencia en Segunda B tras una larga carrera jugando siempre en categorías superiores y, desde el primer momento, se convirtió en el líder de la defensa y el vestuario. Es el central Héctor Rodas, que repasa en una entrevista en La Nueva Crónica la actualidad y el futuro del conjunto culturalista.

–¿Cómo ves al equipo tras esa mala racha y la vuelta a las victorias?
–Después de tres derrotas algo inesperadas el equipo tenía que volver a la buena dinámica que ha tenido durante todo el año. Hemos pasado un mes cargado de partidos y de ilusión, en el que la ciudad pudo ver algo histórico que nunca se había visto aquí, y a lo mejor lo hemos pagado algo en lo físico o lo psicológico. Fueron tres derrotas que nos han hecho daño, pero queríamos darle la vuelta y al final lo hemos conseguido.

–Con el liderato a 10 puntos, ¿se sigue mirando al primer puesto o es momento de fijarse sólo en el quinto?
–Llevamos todo el año con el ‘cholismo’ de ir partido a partido. Si quedamos primeros mucho mejor, pero hay que ser realistas, creo que 10 puntos son complicados ante un rival que no muestra ningún tipo de de flaqueza, pero quedan 13 partidos en los que vamos a intentar conseguir las máximas victorias posibles y si se da que ellos entren en racha mala y podamos disputar la primera plaza, mucho mejor, pero lo importante es jugar el ‘playoff’.

«El mes cargado de partidos e ilusión lo pagamos algo en lo físico o lo psicológico. Las derrotas nos hicieron daño» –Por las características de este equipo, ¿seríais especialmente peligrosos en eliminatorias?
–Hemos demostrado en las eliminatorias de Copa que plantamos cara o superamos a equipos como el Atlético, por eso digo que nos hemos ganado el apoyo y el respeto de nuestra gente. Más ambición, ilusión y hambre que tiene este equipo no tiene nadie.

–Vamos, que eres optimista sobre que se puede ascender también teniendo que pasar tres eliminatorias...
–Si no fuese optimista no me levantaría todas las mañanas. Vivimos de intentar ascender a Segunda, lo que nos da de comer es eso. Me lo tomé como un reto personal, por suerte no había jugado en Segunda B, pero me llegó este proyecto y mi objetivo es volver al fútbol de élite con la Cultural.

–Llevabas toda la vida en Primera y Segunda, ¿está siendo como esperabas esta experiencia en la Cultural y en Segunda B?
–Sí, cuando vienes a un sitio nuevo y por circunstancias te ves obligado a bajar el nivel al que estás acostumbrado, te informas un poco y ya me hablaban muy bien de la ciudad, del club y de las instalaciones, me decían que era un club más de Segunda. Es lo que buscaba, si daba un paso atrás era para dar dos hacia adelante y en un club que me diese el día a día de un nivel profesional. Lo estoy viviendo y es lo que te hace estar a gusto y poder rendir mejor.

«Si quedamos primeros mejor, pero hay que ser realistas y 10 puntos son complicados con un rival que no muestra flaqueza» –¿Qué es lo que más te ha sorprendido del club?
–No notar la diferencia con un equipo de Segunda División. Todo lo que tenemos: cuerpo médico, dirección técnica, instalaciones, los desplazamientos, el día a día como tomar el desayuno juntos en el campo que muchos de división superior no lo tienen, y la ciudad, que viene mucho el fútbol e intensamente, vas por la calle y todo el mundo te conoce y te anima. Respirar ese fútbol y esa pasión te hace estar más a gusto.

–¿Y de los compañeros?
–Es un equipo en el que veo jugadores que podrían haber estado más años mínimo en Segunda, pero en el fútbol hay muchísimas circunstancias que te pueden hacer no alcanzar ese objetivo. No diría uno, pero sí que hay buen nivel y gente que con rendimiento y trabajo puede estar más arriba.

–Habrás visto eso sí que aquí hay mucha exigencia...
–He estado en sitios como Betis o Córdoba donde te apretaban más. Al final se lleva bien, te hace espabilar, tener más ganas de trabajar y quiere decir que la gente se preocupa por su equipo y está encima. Para el jugador tiene que ser más que una presión un halago, tiene que ponerle que la gente te apriete para trabajar más, porque nos debemos a ellos. Se merecen qué menos que nuestro esfuerzo, que no deben dudar de él porque salgan bien o mal las cosas el equipo se deja el alma.

«Soy muy exigente conmigo mismo y quiero estar mejor físicamente y en todos los sentidos a final de año»–¿Cómo te encuentras ahora mismo a nivel personal?
–Llevo casi 20 partidos seguidos sin descanso y eso quiere decir que físicamente me estoy encontrando bien, pero mi idea es encontrarme mejor físicamente y en todos los sentidos en los últimos partidos, para eso trabajo. Soy muy exigente conmigo mismo y cada día quiero mejorar y llegar en mejores condiciones a final de año, que es donde nos jugamos las habichuelas.

–¿Aún no hemos visto al mejor Rodas?
–Aún queda, espero rendir mucho mejor para ayudar al equipo.

– Otras posiciones han rotado más, en el centro estando sanos Iván y tú habéis sido fijos, ¿cómo te entiendes con él? ¿Os complementáis?
–Sí, no sólo dentro del del campo, lo considero un amigo y eso también hace: conocer a la persona y llevarte bien con ella te hace luchar más por él. Tenemos características diferentes que nos hacen ayudarnos el uno al otro en lo que a cada uno le puede faltar.

–Por detrás tenéis a Virgil, que tras no estar fino en su última presencia liga ha brillado en Copa. ¿Cómo le ves?
–Es un jugador joven que tiene que ir aprendiendo día a día, todos pasamos esa fase. Cuando te toca jugar el ansia de demostrar tus cualidades te hace cometer errores, pero yo le veo bien, no ha tenido la continuidad que un jugador necesita pero debe trabajar, esperar su oportunidad y si le toca jugar como lo ha hecho en Copa aprovecharla.

«Si daba un paso atrás era para dar dos hacia adelante. Lo que más me sorprende es no notar diferencia con un Segunda» –Mirando al técnico, ¿qué te parece Aira? ¿Su filosofía se parece bastante a la que puedes tener tú?
–Se ha adaptado al equipo que tiene y a la Segunda B, que no es fácil porque debes hacerlo también al rival, a campos muy diferentes... ha conseguido un equipo versátil que puede rendir y competir en todos los campos. Vive por y para el fútbol, en cualquier día y momento que tengamos libre él está disponible para ayudarnos a mejorar, para llevarte a tecnificación o responderte dudas, eso no es fácil de encontrar.

–Hablando de cosas concretas. Creasteis mucho peligro a balón parado a principio de temporada pero nada en las últimas semanas, ¿cuál puede ser la causa?
–Al final el rendimiento en algunas cosas se baja y en otras se sube. Se entrena durante toda la semana, a lo mejor los centros no están siendo tan buenos como al principio y por eso los compañeros trabajan día a día para mejorarlo. Evidentemente es un arma que en Segunda B es muy importante y somos conscientes de que debemos mejorarla para que nos pueda ayudar de aquí a final de temporada.

–¿Cómo estás viendo al equipo a nivel defensivo?
–Bien, nos generan poco. Este equipo al final lleva el peso de los partidos y con cualquier despiste o pérdida, al tener tanta gente en ataque, te crean ocasiones, pero las estamos defendiendo bien. Este equipo defensivamente ha estado bien todo el año y es una de nuestras señas de identidad que tenemos que seguir llevando hasta final de temporada.

«La ciudad vive el fútbol. La exigencia y que la gente te apriete tiene que ser un halago más que una presión» –Tras un año de problemas en el vestuario, esta temporada siempre se destaca la unión que existe. ¿Cuál es la clave para ello?
–Desde el primer día pusimos unos valores en el vestuario que estamos llevando a rajatabla. Es muy importante el grupo, pasamos más tiempo entre nosotros que con la familia y hay que llevarse bien. Con unos puedes tener más relación y con otros menos, pero siempre respetando unos principios de compañerismo, humildad, empatía y trabajo diario. Eso hace que el grupo vaya bien y que cuando haya momentos complicados, de partidos o personales, demos la cara por el compañero.

–El detalle de que toda la plantilla se desplace para asistir al funeral del hermano de Pichín no es habitual...
–Surgió de todos, he estado en otros equipos que ha pasado y van los capitanes, el entrenador y ya está. Aquí enseguida, incluso en mala dinámica que te puede llevar más a quedarte en casa, todo el mundo alzó la voz y dijo ‘yo voy’, ‘yo voy, ‘yo voy’... Cogimos un tren y nos fuimos para allí todos en nuestro día de descanso. Estas cosas hacen que estemos más fuertes y unidos, y demuestran que es real, no de palabra.

«Que cogiéramos un tren y nos fuéramos todos al entierro un día de descanso demuestra una unión real, no de palabra» –¿Te ayudaron también a ti en un inicio de temporada que, con el juicio por el Levante-Zaragoza pendiente, tampoco era fácil para ti?
–Es una circunstancia que llevaba ya mucho tiempo y uno, por desgracia, se acostumbra a esta situación y sólo quiere que acabe cuanto antes. Cuando tienes la conciencia tranquila lo que te hace es centrarte más en tu trabajo para no pensar en esas cosas, pero mis compañeros tampoco me preguntaban mucho, le dábamos normalidad.

–Cuando ves la sentencia y sales inocente, ¿piensas en todo lo que te han quitado o hecho sufrir?
–Profesionalmente pero sobre todo personalmente ha influido. Verte implicado en temas así, que te traten de mala manera, con noticias difuminadas para vender dos o tres periódicos más o tener dos o tres retuits más, hace que la gente se lo crea y que veas que tu familia sufre. El tiempo pone a cada uno en su sitio y se ha demostrado.

–¿Qué mensaje mandarías a la afición de cara a lo queda de campaña?
–Que tenemos la máxima ilusión por volver a ver esas caras de felicidad que vimos en Copa y sabemos que esta ciudad se merece estar como mínimo en Segunda, por lo que trabajamos a muerte para poder disfrutar de esa capacidad de hacer feliz a mucha gente, y que todos se sientan orgullosos de su equipo.
Volver arriba
Newsletter