Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Miércoles, 27 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

"Es el ser humano el que se vuelve peligroso. Los perros son como eran hace cien años"

"Es el ser humano el que se vuelve peligroso. Los perros son como eran hace cien años"

EL BIERZO IR

Fran acompañado por uno de sus perros en sus instalaciones bercianas. | BARGANAZ FOTOGRAFÍA Ampliar imagen Fran acompañado por uno de sus perros en sus instalaciones bercianas. | BARGANAZ FOTOGRAFÍA
MAR IGLESIAS | 28/01/2017 A A
Imprimir
"Es el ser humano el que se vuelve peligroso. Los perros son como eran hace cien años"
ENTREVISTA Fran Bujia, educador y adiestrador canino del Centro Barganaz
Siempre fue perruno. En sus primeros recuerdos permanece constante  el deseo de tener un perro, que conquistó con 13 años, cuando su padre le regaló una bóxer «llevaba años pidíendoselo». En ese momento, Bujia ya tenía interés por el adiestramiento canino, sobre todo deportivo, que seguía a través de revistas especializadas que caían en sus manos. Educó a aquella perra que dio paso a otro bóxer con el que ya quería competir en pruebas de trabajo, aunque el carácter del  perro no era lo que esperaba. Sin embargo, en belleza fue todo un campeón mundial. A partir de ahí comienzan sus viajes a Alemania y su tarea de crianza de perros, a la par que competía con bóxer. Su primer salto adelante fue introducirse en nuevas líneas de trabajo con pastores alemanes y belgas, dos razas adecuadas para ello.  Descuenta 25 años desde ese momento en el que comenzó a adiestrar en su tierra, Galicia y cuatro desde que el destino le trajera al Bierzo, donde comparte pasión con su mujer en tres enclaves: Ponferrada, Fabero y Astorga. Durante este tiempo ha conseguido reunir a un club de seguidores que, con unos 30 perros, entrenan para competir al lado de ellos y para vivir a su lado de una manera ordenada en la que la palabra «respeto» sea prioridad en todos los aspectos. Su Centro Canino Barganaz mostrará su trabajo en la manifestación contra el maltrato organizada por el Banco de Alimentos de Mascotas de Ponferrrada hoy a las 17:00 por las calles de la ciudad.

- ¿Cómo se forma un adiestrador de  perros?
- El problema es que no existe ningún título para ello y la honestidad hoy es un valor escaso, por eso la gente se aprovecha y te dan cursos, con diplomas de adiestrador que no tienen valor. Por mis manos han pasado miles de perros. He viajado a Alemania y sigo haciéndolo por toda Europa y trabajamos con los mejores adiestradores. La mayor garantía creo que es esa, trabajar con muchos perros y estar en constante aprendizaje, porque nunca lo sabes todo.

- Un educador canino ¿considera que hay razas de perros peligrosas?
- Es el ser humano el que se vuelve peligroso. Los perros son igual que eran hace cien años y, poco a poco, la cría indiscriminada de la gente sin legalizar esa actividad hace que la calidad de los perros merme. El problema de la gente es que hoy humaniza a los perros. En 25 años cuento con los dedos de una mano los perros agresivos de verdad que he visto.  A veces la gente viene y nos miente sobre su perro y hay una historia detrás que debemos saber. Los casos de agresividad en perros son de sus dueños, porque les han permitido todo.

-Y ¿cómo llegamos a esos límites de llevar al perro al borde de ser agresivo?
- Los límites los ves a diario incluso en las razas más pequeñas, pero, claro, su peligrosidad es nula, pero cuando tienes razas normales, con problemas de dominancia, entonces empiezan las complicaciones. Nosotros adiestramos dueños y eso es lo más difícil , porque adiestrar perros no lo es.

- ¿Qué es lo más difícil de ese adiestramiento humano y canino?
- Hacemos adiestramiento en régimen interno, pero lo recomendable es que sea el dueño el que venga al centro y sea el protagonista del adiestramiento, a no ser que sean casos contados de perros agresivos, en los que me encargo yo de realizar el adiestramiento.
Nunca he llegado a sacrificar a un perro por ser agresivo ni creo que sea recomendable, porque siempre hay solución.

- En esa misma sociedad que humaniza a los perros hasta llevarlos con joyas y ropa, también existe una vertiente de maltrato brutal que se cuelga por las redes…
- Igual que  parece que se ha puesto de moda grabar maltrato entre menores en los colegios, lo ves también con los perros. El problema está en que no existe una ley severa que condene este maltrato que es impensable en Francia o Alemania.
La solución estaría en tener una Ley específica contra el maltrato animal, contra la cría indiscriminada de perros y la venta de perros por particulares. Creo que las razas de perros mejorarían y tendrían la vida más fácil.

- ¿Qué  es lo fundamental para poder adiestrar a un perro?
- Lo principal es establecer un vínculo con él, de amistad, pero en la que tú mandas y él obedece.
Cuando creas ese vínculo no puedes ni imaginar lo que el perro es capaz de hacer.
Todo  en el adiestramiento, al igual que en nuestra vida, se basa en la motivación que te den.
Cuando tienen la motivación en el cerebro, los perros hacen lo que les pides.

- ¿En el Bierzo somos muy perrunos y vamos a educadores caninos?
- En general en España no hay una mentalidad de adiestramiento canino. En otros países como Alemania nadie tiene un perro y no va a un centro de educación canina. Allí hay clubes de adiestramiento con familias enteras. Los perros acceden a los medios de transporte sin problema. Para lo que recurren aquí al adiestrador es para que resuelva un problema serio y puede que sea tarde para que el dueño pueda afrontarlo. En la actualidad los perros  se han convertido en una mina de hacer dinero en todos los sectores, menos en el del adiestramiento. Hay un mundo comercial tremendo alrededor de ellos.

- Da la impresión que no se están tocando las teclas adecuadas…
- Cuando compramos un cachorro  hay un período inicial de ‘imprinting’ que ellos tienen que socializar y que deberíamos trabajar para no tener problemas, pero no se hace. Falta respecto de los que tenemos perro a los otros. Deberíamos tenerlo en todos los aspectos, también con la recogida de excrementos, que va muy poco a poco. Las administraciones sacan leyes pero no vigilan que se lleven a cabo, con lo cual, dejan de valer, como la del maltrato. Maltratar a un perro sale muy barato.

- ¿Qué  consejo le daría a la gente que tiene perro en el Bierzo?
- Que tenga al perro educado y controlado, que le dedique tiempo, porque es muy agradecido. Cualquier perro es capaz de desarrollar cualquier labor que nos propongamos, pero debe tener dedicación para ello.
Deben seleccionar al perro  no porque les guste estéticamente. Tienen que analizar su ritmo de vida y comprar con garantías genéticas.
Volver arriba
Newsletter