Publicidad
¿Es Castilla y León el triángulo de las Bermudas español?

¿Es Castilla y León el triángulo de las Bermudas español?

TRIBUNA DE OPINIóN IR

Enrique Rodríguez Álvarez | 24/06/2021 A A
Imprimir
¿Es Castilla y León el triángulo de las Bermudas español?
En España se han puesto de moda los tríos, el trío de las Azores, el trío de Colon… En Catilla y León tenemos desde hace un tiempo tríos famosos que forman triángulos que hacen competencia al Triángulo de las Bermudas, donde a falta de mar de agua, donde hacer desaparecer la Región Leonesa, intentan sumergirla en las profundidades de los mares cerealistas de Castilla.

Tríos o triángulos Castellanos y Leoneses formados por un solo partido como el PP, cuyos vértices eran en su momento los alcaldes de Valladolid y León y el Presidente de la Diputación Leonesa, que de vez en cuando se daban un pellizco de monja para disimular, no sea que el personal se nos mosquee.

Tríos mixtos como el Alcalde y el Presidente de la Diputación de León del PP y el Alcalde de Valladolid del PSOE, que «hablaban castellano en la intimidad», suponemos para no desentonar; del Lliones, ni jota.

Ahora tenemos un trío o triángulo de actualidad del PSOE que en este caso por intereses particulares se convierte a menudo en un cuarteto.

TRIANGULO. Tres vértices, Alcalde de Valladolid, Presidente de la Diputación de León y Diputado y S.G.P. PSOE de León

De este triángulo, dos vértices, los leoneses, no están ni en contra ni a favor de la Autonomía Leonesa, no seamos ingenuos, no nos engañemos, aprovechan la coyuntura para medrar dentro del partido y mantener o mejorar sus aspiraciones personales, eliminando enemigos políticos, que no son los adversario de otros partidos, los enemigos, que «siegan la hierba bajo tus pies son de los tuyos», como en este caso.

Y el Alcalde de León es un enemigo a abatir, una pieza a cobrar, «no sea que tenga aspiraciones y nos la juegue», de ahí el ninguneo al que está siendo sometido el Alcalde, sin darse cuenta (o sí, quién sabe) de que no es el Alcalde del partido, es el alcalde de todos los leoneses y leonesas, y el ninguneo es a todos/as y cada uno/a de los leoneses/as le votaran o no. Otro que está en su punto de mira (y ahí entra el cuarteto también de Valladolid) es el buque insignia del socialismo de Castilla y León, que parece no se entera de la fiesta. Hay que mandarles unos torpedos y hundirlos en las profundidades, antes de llegar a los congresos del otoño.

Al primero alimentando rumores en Ferraz con la inestimable ayuda del Alcalde de Valladolid (portavoz de la Ejecutiva), sobre su salida del Partido para encabezar una plataforma leonesista. Rumores solo creíbles en Ferraz y por el desconocimiento hacia su persona, y su compromiso y el de su familia, con el socialismo.

Sirva esto para poner en situación al oyente o al lector de por dónde van los tiros, ante la esperpéntica situación vivida en la ciudad de León con la visita del Ministro, al que aparte de otras consideraciones, en este caso se ve envuelto en esta situación sin comerlo ni beberlo. Su único pecado en este asunto, es no saber rodearse de personas comprometidas con la democracia y con el socialismo.

Echo de menos la defensa y el cierre de filas del socialismo leonés ante quien no siendo del partido se permite la ‘Azaña’ de faltarle al respeto no solo al Alcalde si no al compañero José Antonio. ¿Dónde está el Comité Local y la Agrupación Local?

Dejemos claro una cosa, ¿Alguien me puede decir en qué Congreso Autonómico máximo órgano de decisión, se presentó una moción de un cambio de postura hacia la segregación o separación de la Región Leonesa de Castilla? En los congresos que yo he estado como delegado, no ha habido ninguna resolución al respecto, y en los que no he participado, me he tomado la molestia de leer las resoluciones aprobadas y no existe tal resolución. Por ello espero que alguien me explique el cambio de postura y las directrices mandadas más o menos vía mensajes velados, o no tan velados, a los Alcaldes y Concejales socialistas, que afortunadamente a mi entender en una mayoría no han hecho caso de la recomendación.

Desde aquí quiero mandar mi apoyo incondicional como leonés y militante del Partido al compañero José Antonio mostrándole mi agradecimiento y orgullo de compartir los ideales del socialismo. Es para mí un orgullo encontrarme con alcaldes que defienden y reivindican las ‘cosas concretas’ frente a los poderosos, ya sean de tu partido o de otro. Olof Palme argumentaba en su libro blanco que el mundo no es de los grandes y poderosos.

También los que somos pequeños tenemos derecho a vivir, a desarrollarnos a defender nuestras peculiaridades, nuestra historia y nuestro futuro. Nadie puede arrogarse el derecho de negarle a un pueblo su futuro, un futuro no de ruptura con el Estado y la Constitución que los españoles nos hemos dado, si no que dentro de ese marco que es la Constitución, que forma la espina dorsal de nuestra convivencia, también la Región Leonesa puede y debe poder definir su futuro como la 18º Comunidad Autónoma del Estado, máxime cuando no se atiende a las necesidades sociales de la población leonesa, y las inversiones, ayudas y subvenciones, o no llegan o se pierden entre las olas cerealistas castellanas.

Si una región puede arrogarse lo que alguna Presidenta autonómica ha querido poner de moda en la autonomía madrileña. «Ser España dentro de España», ésa es León. León bien puede decir que es España dentro de España, pues fue el germen de lo que hoy es el Estado Español.

Yo como leones emigrado dentro de la Comunidad, no puedo renegar de Castilla porque hago mío aquel dicho que «la vaca es de donde nace y de donde pace», por ello defiendo donde tengo mi residencia, la provincia de Ávila también marginada por ese centralismo feroz de Valladolid, y defiendo como leonés lo propio.

No comparto comportamientos de sumisión de ese vértice triangular del presidente de la Diputación Leonesa o del Diputado Nacional, y me duele como leonés y compañero de militancia su poco poder reivindicativo hacia su Provincia. Porque es una obligación que tienen como leoneses, la de defender su tierra, y como socialistas la de defender los valores, pero para eso no sólo hay que tener el carnet del partido hay que llevar esos valores en el corazón. No se nace socialista. Se aprende a serlo. No es una religión es un camino, una experiencia, unas ideas, un sentimiento y un combate. «La política –decía Indalecio Prieto– no está hecha para figuras de escayola sino que requiere hombres de acero».

Señor Presidente, Señor Diputado usted fue apoyado por la UPL en la Diputación mediante unos acuerdos a nivel estatal que hoy por hoy no se han cumplido y que ustedes no veo ni oigo pongan encima de la mesa reivindicándolos como es su obligación. Cuando un leonés y un socialista dan su palabra hay que cumplirla. Hay diferencia entre un Alcalde que pide y reivindica y un Presidente y un Diputado nacional sumisos al poder. Las comparaciones son molestas y odiosas y nos dejan en mal lugar.

Les recomiendo la lectura, por si no lo han hecho, del libro de José María Benegas ‘El socialismo de lo pequeño’. Apunta la idea que comparto, de que cada cual debe ir construyendo su propia trayectoria que le permita tener cierta autoridad moral ante los demás. Sin ella los liderazgos que pretenden serán nulos o efímeros.

No sólo he de criticar desde estas líneas a los dirigentes de mí partido, que lo hago a mi pesar, pero no sería justo ni moral no hacerlo, porque a los míos como digo debo exigirles el doble que al resto.

El señor Igea quiere apuntarse un tanto en este embrollo y nos habla de imaginarnos si él hubiera estado en esta situación, y la verdad es que sólo puedo imaginarlo, porque hay diferencia entre alcaldes y alcaldes, entre un acalde socialista defendiendo su tierra y su ciudad León, y un alcalde del PP del Ayuntamiento de Villaquilambre por ejemplo sumiso al poder. Porque señor Igea ustedes y su partido apoyan a un alcalde que llegó a la Alcaldía de una forma, digamos poco ética por ser suaves, donde hubo trasfuguismo, y ‘compra de votos’ y que el PP nos vendió mediantes unos acuerdos del Presidente Autonómico, el Señor Mañueco que a día de hoy no se han cumplido como es el Instituto. El único Ayuntamiento con en torno a 20.000 habitantes de CyL que no lo tiene, cuando ayuntamientos con 1.800 habitantes hace años disponen de él, y otros con 9.000 acaban de estrenarlo, como es el caso de La Cistérniga en Valladolid. Y el otro compromiso era el Centro de Salud. Compromiso éste que no se va a cumplir por dos razones claras, porque el Alcalde solo quería el sillón y de reivindicaciones más bien poco o nada, y los acuerdos y compromisos eran cantos al sol y para la galería y, porque el desmantelamiento y progresivo deterioro de la Sanidad en este desgobierno autonómico, es un hecho no cuestionable.

Para el Alcalde de León palabras de aliento y apoyo incondicional. Aquellos leoneses que con capacidad de emocionarse ante el sufrimiento de sus conciudadanos y las injusticias seguro que mañana lo tendrán en cuenta.

Al ministro Ábalos (sé que está pasando por un momento difícil en lo personal) mucho ánimo. Pero en cuanto sea posible despréndase de personajes como Koldo que le aportan poco y le perjudican mucho, usted me consta vale mucho más. Y tenga seguro que el Alcalde de León es un socialista de los de carnet y corazón, denle su apoyo desde el Gobierno y tendremos Alcalde muchos años reivindicativo eso sí, como deben de ser los alcaldes de todas partes sean o no socialistas.

A todos aquellos leoneses que aman su tierra, les pido desde aquí que no cejen en la lucha por un mañana mejor dentro de España y la Constitución. Es un derecho que tenemos y se ganaron nuestros antepasados por nuestra historia, y una obligación y un compromiso que nosotros debemos defender y entregar a las generaciones futuras.

Enrique Rodríguez Álvarez es Delegado del Comité Autonómico del PSOE


Volver arriba
Newsletter