Publicidad
¿Es bueno que Castañeda sea el mejor?

¿Es bueno que Castañeda sea el mejor?

DEPORTES IR

Castañeda pone un centro durante un partido en el Reino de León. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Castañeda pone un centro durante un partido en el Reino de León. | MAURICIO PEÑA
| 25/11/2020 A A
Imprimir
¿Es bueno que Castañeda sea el mejor?
Opinión Por Pablo Campos (Radio León)
Las redes sociales ardieron cuando la televisión pública lanzó días atrás una encuesta políticamente (in) correcta: ¿sería bueno para el fútbol español que la Real Sociedad ganara la liga? La cuestión removió conciencias. A la del culturalista de a pie apelo, sin ganas de incomodar: ¿sería bueno que Julen Castañeda continúe siendo el mejor futbolista de la Cultural? El lateral donostiarra acapara elogios y reconocimientos dentro y fuera del equipo tras un inicio de liga en el que, a su consabida regularidad, añade extras que no le corresponden.

Que la Cultural está en fase de crecimiento a la que le falta una inercia ganadora que le impulse en la tabla es una evidencia. Y que un defensa es, por momentos, la principal amenaza ante el marco rival, también. En Villaviciosa y en Valladolid fue Castañeda el dueño de las ocasiones más peligrosas de un equipo concebido a propósito para el ataque y que, por las lesiones o estados de forma, aún no ha dado el pasado adelante más allá del ‘mentiroso’ partido del debut.

Nunca fue el ataque la principal virtud del polivalente Castañeda, que le vale a Cabello para un roto y para un descosido hasta anular a Samu Araújo, un lateral, en teoría, con mayor capacidad para explotar los espacios que facilita el plan de juego. Es un ejemplo para todos, pero la Cultural estará más cerca del éxito cuantas más veces mencionemos a Dioni, Pipo, Kawaya o Carlos Bravo y menos a Julen.

Llega el momento de traducir los méritos en resultados porque en la liga de las restricciones ‘pronto’ puede convertirse en ‘muy tarde’. Los números no engañan. La mitad de los puntos más uno es un balance tan exiguo como la capacidad rematadora del equipo. Dejando a un lado la inoperancia arrastrada en la estrategia, encontrar el lugar ideal para Bravo, reintegrar a Héctor en el área, aumentar la frecuencia de intervención de Pipo, facilitar a Dioni y dejar de suspirar por Kawaya son los deberes. En cualquier otra zona del campo habrá un tal Castañeda ganándose el jornal.
Volver arriba
Newsletter