Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Entre tinieblas

Entre tinieblas

CULTURAS IR

Las carracas y matracas tienen gran protagonismo en este Rito y el Etnográfico tiene una gigante. Ampliar imagen Las carracas y matracas tienen gran protagonismo en este Rito y el Etnográfico tiene una gigante.
Fulgencio Fernández | 24/03/2018 A A
Imprimir
Entre tinieblas
Tradición El Rito de Tinieblas es una de esas tradiciones que calaron hondo en quienes las conocieron. El Museo Etnográfico decidió recuperarlo ya hace 9 años en su doble vertiente cultural y religiosa
En las conversaciones sobre las viejas tradiciones, sobre los recuerdos de Semana Santa en nuestra provincia, siempre se cuela una expresión: El Rito de Tinieblas. Quienes lo vivieron no olvidan su espectacularidad tenebrosa, la puesta en escena, las carracas... El Museo Etnográfico Provincial con sede en Mansilla decidió hace ya 9 años recuperarlo en su doble vertiente, como rito religioso pero también como acto cultural y tradicional, contando con la Iglesia Mayor de Santa María y con todas las cofradías y hermandades mansillesas (Santa Eugenia, Santísimo, Jesús Nazareno y Siete Palabras) el Coro Santa María, Grupo de teatro Testes Temporum... La cita es en la tarde de hoy, desde las 17 horas, en el Museo; para acudir a las 20 horas a la Misa de Tinieblas en la Iglesia para, a su finalización, celebrar el Rito propiamente dicho: Con la declamación, Miserere, Música sacra, apagado de luces y repique de matracas y carracas, que se cerrará con una confraternización de Cofradías con vino dulce y pastas.

Este rito fue habitual en la práctica totalidad de nuestros pueblos hasta el último tercio del siglo XX con el nombre de Oficio de tinieblas. En él se cantaban los salmos del miserere, en un normal número de trece, con el apagado progresivo de cirios pascuales, bien individualizados bien formando parte de un ‘tenebrario’ para finalizar con el último de los salmos y apagado de cirios; que da paso a un apagado general de la iluminación de la iglesia y un repique y estruendo de matracas y carracas que conseguía un efecto de gran teatralidad.

Este Oficio de Tinieblas fue cayendo en desuso a partir del concilio Vaticano II, por eso desde el Museo de Mansilla se han planteado su recuperación dándole una visión más cultural y popular, incluso lúdica, con la teatraliuzación del mismo pero manteniendo ese aspecto de sobrecogimiento que solía producir.
Volver arriba
Newsletter