Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Entre oro y castaños

Entre oro y castaños

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Alfonso Fernández Manso (Texto) / Isidro Canóniga (Fotos) / Óscar Fernández Manso (Cartografía) | 01/09/2016 A A
Imprimir
Entre oro y castaños
LA VUELTA AL BIERZO EN 80 HORAS Los sotos de castaño son uno de los recursos agroforestales más importantes de la Comarca del Bierzo. Están íntimamente unidos a su vida y a su paisaje desde tiempos inmemoriales
A lo largo de nuestra “Vuelta al Bierzo en 80 Horas” el castaño no ha acompañado fielmente. Ha llegado el momento de dedicarle todo el protagonismo que merece en esta etapa de hoy.

Si alguna especie arbórea destaca en esta comarca, ésta es, sin duda, el castaño. Ligado al hombre desde tiempos inmemoriales, el castaño ha sido fuente principal de alimento, madera e ingresos monetarios. Esta relación ancestral del hombre y el castaño ha sido la responsable del modelo de paisaje que podemos encontrarnos hoy en la comarca del Bierzo: sotos (muchas veces centenarios) rodeando los núcleos de población y ocupando laderas enteras en las zonas de climatología más propicia. Tan importante ha sido la adaptación de esta especie a la comarca que fue capaz medrar y restaurar la mina de oro romana de Las Médulas. Nuestra etapa de hoy acabará precisamente en este espacio Patrimonio de la Humanidad.


Emprendamos sin más demora nuestro camino entre castaños, te aseguramos que al terminar la etapa serás un “castañofilo” más. Empezaremos saliendo de la localidad de Cadafresnas y tomaremos una pista que nos conducirá hacia la localidad de Viariz. En el recorrido de esta senda, podremos observar una nueva perspectiva de la reconocida Peña del Seo, y una de las vistas más desconocidas de la antigua capital del Bierzo: Villafranca, ciudad monumental por excelencia, y único lugar en el mundo donde el peregrino puede recibir el Jacobeo sin la necesidad de llegar hasta Santiago de Compostela. ¡En El Bierzo el Camino de Santiago siempre está presente!

Continuando por la senda entraremos en los términos de la localidad de Viariz, donde encontraremos gran cantidad de sotos de castaños que sirven de apoyo económico a gran cantidad de familias de esta aldea, gracias a la fama que en los últimos años está asumiendo las excelentes variedades locales de castaña Saliendo de Viariz y con dirección a Hornija, el paisaje no cambia, la pista circunda gran cantidad de sotos de castaños de talla irrepresentable, y gracias a la importancia económica que estos tienen en esta zona, ayudan al mantenimiento de los antiguos caminos por los que discurriremos en este área.


Saliendo de la localidad de Hornija caminaremos hasta la aldea de Cabeza de Campo donde el descanso será merecido, y donde podremos deleitarnos con un baño en su preciosa playa fluvial. Con dirección a Sobrado, cogeremos el antiguo camino que se dirige hacia esta localidad y que discurre prácticamente en su totalidad paralelo al río Selmo, río truchero por excelencia. La senda discurre por un bello paraje, entre una espesa vegetación de ribera e impresionantes sotos de castaños de gran belleza que nos acompañaran hasta el mismo Sobrado.

Desde Sobrado caminaremos en busca del más monumental paraje de castaños de Europa, Las Médulas. Llegaremos uno de los iconos naturales más importantes de España. Tomaremos la senda nos conduce hasta la desembocadura del río Selmo en el río Sil, donde le cede sus aguas amablemente, para que el Gran Sil, como sabes es principal río de nuestra comarca. Con la llegada a la localidad de Friera la senda circunda el Embalse de Peñarrubia hasta la llegada a la localidad de Carril, donde la senda se encuentra con la Nacional 120 que une Ponferrada y Orense, discurriendo la senda en una posición paralela a ésta hasta la llegada a la población de Requejo, famosa por su puente colgante sobre el río Sil y sus maravillosas truchas, puente que deberemos cruzar para llegar a la aldea de Valiña, donde se manifiesta de forma fastuosa la arquitectura tradicional berciana, con impresionantes balconadas de madera, enmarcadas en casas de piedra con impresionantes cubiertas de pizarra. Dejaremos la Valiña por la senda que nos encaminará ladera arriba hacia la localidad de Villarrando. Esta senda nos lleva de nuevo por impresionantes sotos de castaños de impresionante talla.

Poco a poco nos iremos adentrando en las tierras del Oro. En el territorio rojizo de Las Médulas, y como precedente a éstas, la senda nos conduce al ya carismático Lago de Carucedo, formado en la antigüedad por el taponamiento que provocaron los materiales de lavado y desecho de la explotación aurífera de Las Médulas. En el paseo por la orilla del lago podremos observar el alto nivel de vegetación que rodea a esta masa de agua, y donde la abundante fauna acuática encuentra cobijo. Seguimos caminado hasta adentrarnos en Las Médulas propiamente dicha. La senda discurrirá, por un impresionante cono de deposición, originado por los materiales de desecho de Las Médulas, después de que estos fuesen tratados y extraído el tan codiciado oro de su interior.

En la actualidad este área ésta ocupada por la inmensidad de bosques de castaños, que sirven de apoyo económico a muchas de las familias de las localidades colindantes, por lo que la senda nos conducirá hacia la localidad de Las Médulas, entre un ambiente tranquilo y sosegado, lleno de fuertes contrastes, entre el colorido de la masa arbórea y el color anaranjado que ya se nos insinúa en los pequeños penachos a la entrada en la localidad de Las Médulas. Enhorabuena ya has completado 73. ¡No queda nada!
Volver arriba
Newsletter