Publicidad
Energía eólica sucia

Energía eólica sucia

OPINIóN IR

24/09/2020 A A
Imprimir
Energía eólica sucia
La Junta de Castilla y León acaba de inventar la energía eólica sucia. Este nuevo tipo de generación comporta la destrucción paisajística y ecológica de áreas de montaña con valores naturales relevantes. Al abrigo de que no están registrados dentro de ninguna figura legal de protección –pese a sus características de baja humanización y abundante naturaleza semisalvaje–, la Junta está dispuesta a que se destruya.

La Junta prefiere que se desplome el poco valor inmobiliario de los pueblos aledaños a los parques eólicos. Nadie querrá ir ni comprar casas a partir de su construcción. Cuando mueran los últimos pobladores, serán pueblos abandonados. Las rentas que paguen las empresas generadoras a las juntas vecinales pasarán a ser de otras administraciones, pues aquellas desaparecerán.

La Junta de Castilla y León no piensa que al lado de las carreteras, en zonas humanizadas sin valor natural destacable, hay espacio de sobra para poner los grandes molinos eólicos. Hay miles de kms de viales susceptibles de acoger en sus inmediaciones aerogeneradores, pero la Junta prefiere destruir la Montaña de León. Alega, además, que se trata de proyectos que, por su dimensión, superan el ámbito competencial de la Junta. Todo cuanto sucede en territorio autonómico debe estar sujeto al pronunciamiento activo de la Junta, tanto si es competente como si no. Mañueco habló en las Cortes de Castilla y León como lo hace una gestoría. Ese es el nivel de implicación del presidente con los problemas de León.

Lo que se espera de las autoridades autonómicas es una vigilancia estrecha de lo que pasa en el territorio y la defensa de sus intereses (de los del territorio, no de los suyos). Me pregunto si Mañueco habrá estado alguna vez en los Calderones, en Orzonaga o en el Faedo. También si su gestión será similar a la realizada en el pantano de Villagatón. El embalse, construido con dinero de todos, sigue vacío y sin uso, mientras la Junta promueve dos microembalses en Carrizo de la Ribera.

A la Junta de Castilla y León, salpicada por la «trama eólica» y la «trama solar», le falta explicar cómo un proyecto así sería imposible en Cantabria o Asturias. En cambio, en León se puede hacer. Le falta justificar por qué se quieren hacer nuevos embalses cuando hay uno sin uso. Le falta exponer por qué se realizó antes una obra singular como el túnel de Villacarralón, en el trasvase de Riaño a Valladolid, que los regadíos de los Payuelos.

La Junta de Castilla y León no explica, pero debería explicar. Y todas las complicidades de políticos de León que no han replicado a la energía eólica sucia nos deben también una explicación.
Volver arriba
Newsletter