Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

En ocasiones veo políticos…

En ocasiones veo políticos…

OPINIóN IR

16/05/2019 A A
Imprimir
En ocasiones veo políticos…
A cualquier valiente que decida prestar algo de atención a un medio de comunicación en estas fechas se le pondrá la misma cara de angustia que al niño de ‘El Sexto Sentido’ cuando pronunció esa ya mítica frase de «En ocasiones veo muertos», mientras apretaba la manta de lana que le cubría hasta el cuello. Eso sí, la versión actualizada sería «En ocasiones veo políticos». Ahora están por todos los lados, mires donde mires ahí están vendiéndote lo que han hecho o lo que van a hacer, pero raras veces reconociendo lo que dejaron y dejarán de hacer.

Puede optar por no leer periódicos, escuchar la radio o ver la televisión, pero eso no le librará de que en ocasiones siga viendo políticos, ya que también están esperándote en cualquier esquina o colgados de farolas. Figuradamente me refiero, no sean mal pensados. No me digan que no es excitante ir en coche ahora por calles como Fernández Ladreda, donde Antonio Silván, Luis Tudanca, José Antonio Díez y Josep Borrell te miran fijamente a los ojos mientras te susurran lemas como ‘Centrados en tu futuro’, ‘Siempre hacia delante’ o ‘La Europa que quieres’. Es más, hasta creo que también están contagiados del efecto Mona Lisa y según vas avanzando ellos te siguen con la mirada. Por ganas pisarías el acelerador a tope para escapar cuanto antes de este túnel político donde unos y otros te piden el voto, pero que esa avenida acoja la Comandancia de la Guardia Civil no ayuda mucho que digamos a facilitar dicha escapada. No sé si será verdad pero existe el rumor de que a partir de las doce de la noche bajan de las farolas en cuerpo presente y deambulan por la calle esperando que pase algún despistado. En estos casos como soy de los que defienden que los cementerios están llenos de valientes, evito pasar a partir de esa hora por allí, no vaya a ser…

Las victorias y las buenas noticias siempre dan color y sino que se lo digan al PSOE. Hemos pasado de los carteles en blanco y negro de Pedro Sánchez y José Manuel Cendón a la explosión de color de los de José Antonio Díez, Luis Tudanca y Josep Borrell. Hasta se han atrevido a tunear el escudo de esta nuestra querida región castellano y leonesa. Estas son las ventajas de tener el viento de cola. Y si pasamos a la otra acera, nos encontramos con el charrán rojigualdo travestido en un corazón acompañando a Antonio Silván. En este caso, el candidato a la Junta de Castilla y León y al Parlamento Europeo ni están ni se les espera. Me refiero en Fernández Ladreda, no sean conspiranoicos ¿eh? Y entre los que están centrados en nuestro futuro, pero no sé si están ellos centrados en el centro, y los de siempre hacia delante, que es la dirección hacia la que hay que escapar y que su líder supremo ha demostrado que en ocasiones funciona, Fernández Ladreda deja también espacio para los de verde. Los que piensen que me refiero a los de Vox se equivocan y es que ‘parajodas’ de la vida algunas de las farolas sirven de soporte para unas banderas verdes, que no son las del comandante Abascal, sino las de la Comandancia de la Guardia Civil, que acaba de celebrar su 175 aniversario.

No sé si usted es de los que defienden o no que el tamaño sí importa. En mi opinión y con un forzado acento gallego diría que depende de cada caso. Así que le dejo para su reflexión si la diferencia de tamaño de los logos de PP y PSOE en la cartelería de estas elecciones corresponde a la casualidad o si hay detrás otras intenciones más o menos ocultas. Lo que está claro es que unos quieren dar protagonismo al candidato, relegando no a un segundo sino a un tercer o cuarto plano las siglas de su partido y otros conocedores de las ventajas actuales de ir bajo el paraguas de sus siglas dan a su logo un mayor protagonismo. Sea de una u otra manera, lo que coincidirá conmigo es en lo complicado, retorcido y cambiante que es el mundo político en muchas de sus facetas.

Y mientras tanto y hasta el domingo 26 de mayo imitaremos al niño de ‘El Sexto Sentido’ agarrándonos fuerte a la manta de lana. Los que puedan y a los que les dejen intentarán estirar la manta un poco más para esconderse debajo de ella, aun a riesgo de dejar destapados los pies, y al resto no le quedará más salida que seguir viendo políticos…
Volver arriba
Newsletter