Publicidad
En el punto de mira: Carrizo

En el punto de mira: Carrizo

OPINIóN IR

23/09/2020 A A
Imprimir
En el punto de mira: Carrizo
Carrizo de la Ribera, como casi todos los pueblos de León, es aquejado por la falta de inversiones que creen el empleo y desarrollo que se merece.

Su lugar es estratégico en la provincia y en una comarca de cierta prosperidad. De hecho, son pioneros en la producción de algo tan extravagante y dificultoso como el lúpulo, que alimenta los numerosos comercios e instalaciones hosteleras de prestigio. En ese sentido, no es casual que la multinacional Hospteiner haya apostado por la comarca. De hecho, en Carrizo se puede encontrar todo lo que se da en cualquier ciudad. Es pues un sito para vivir, que mantiene vivas tradiciones ancestrales como los antruejos, tan coloridos y enigmáticos.

Pero, un recorrido por esta acogedora villa basta para saber la preocupación que viene a turbar a los carrizanos y pueblos de la comarca. Los brazos de la Junta de Castilla y demás son largos y, como ya sucediera, han vuelto a poner la vista en León, en Carrizo y sus parajes de la Rial y los Morales para regar, para almacenar agua. Dos embalses sobre la población que para nada son necesarios en una comarca con tres ríos de aguas límpidas como el Omaña y el Luna, que en la localidad de Secarejo se convierten en el Órbigo.

No basta con el estropicio de Riaño y los Payuelos, que atraviesan la Tierra de Campos, para regar Palencia y Valladolid.

Para vender el proyecto se presentó el consejero, J.J. Carnero, rodeado de gente interesada, para desarrollar el Plan Hidrológico, la modernización de regadíos, expectativas del campo leonés... y todas esas palabras huecas que pretenden convencer cuando la decisión está tomada. Banqueros, constructores, promotores, sociedades y entidades fantasmas, y políticos que quieren significarse. Llamando a las cosas por su nombre, no es un plan, sino un desfalco y un atropello.

Dada la tradición de este tipo de presas desbordadas en nuestro país, va a ser difícil que los carrizanos duerman tranquilos. Desde Ribadelago –el primero– se han producido otros más, como Tous, Aznalcóllar, Monfragüe, Pantano de Puentes, Granadillar... y más familiar, el desastre económico y humano que podría ser el pantano de Villagatón.

Entre tanto, pancartas, pintadas, carteles en las tiendas e indignación general. Pero ¡es tan difícil evitar lo inevitable!
Volver arriba
Newsletter