Publicidad
En contra de la gravedad para alcanzar el cielo

En contra de la gravedad para alcanzar el cielo

LNC CULTURAS IR

| DANIEL MARTÍN Ampliar imagen | DANIEL MARTÍN
Alfonso Ordoñez | 29/04/2022 A A
Imprimir
En contra de la gravedad para alcanzar el cielo
Día Internacional de la Danza Por Alfonso Ordóñez
Cada 29 de abril sobrevuela la danza en todo el mundo gracias al Día Internacional de la Danza, iniciativa del Comité de Danza del Instituto Internacional del Teatro ITI, desde 1982. Una fecha que conmemora el cumpleaños del bailarín y coreógrafo, creador del ballet moderno, Jean-Georges Noverre.

Como cada año desde entonces se ha encargado un mensaje escrito a una personalidad de la danza, en este 2022 a Sue Jiin Kang, directora del Ballet Nacional de Corea.

La realidad nos ha dejado estupefactos ante una devastadora pandemia que parece alejarse, o atónitos ahora ante la invasión de Ucrania, desgarradora e injusta. Entre algunos aciertos que debemos buscar para recuperar lo quizá perdido, ciertamente nos toca repensar también el sentido de la danza y de los bailarines en un presente tan cambiante. La oscuridad frente a la delicadeza.

Un arte capaz de movernos y conmovernos, que nos conecta a los demás, que necesita estímulos para  mantener ese hálito que agranda y restablece el pulso vital, capaz de transmitir sentimientos inexplicables, quizá sienta ahora esa necesidad de afrontar esas situaciones de forma creativa y proponer un engranaje colectivo para afrontar con honestidad los movimientos de la vida.

En Castilla y León las dos escuelas profesionales y un amplio catálogo de centros y estudios de danza diseminados por las nueve provincias albergan muchas esperanzas para los jóvenes intérpretes. El Certamen Internacional de Coreografía Burgos-Nueva York camina ya con la danza por la 21 edición. La Joven Compañía, de reciente creación, gira en nuestra Comunidad Autónoma. Todos ellos conectados con la energía de este lenguaje universal merecen el aprecio del público y la apuesta decidida de los circuitos de programación. Ojalá soplen vientos favorables.

Una vez más la danza, en cualquier lugar bajo el cielo o entre cuatro paredes, vuelve a hacer amigos, sirve de unión, de festejo, de emociones encontradas, de un caminar que se inició hace más de mil años y que hoy seguimos celebrando. Esta experiencia compartida, al igual que la música, la pintura, los libros o la  arquitectura, debe servirnos para revelar aquello que no vemos o no podemos nombrar, para mirar dentro  de nosotros mismos y encender el corazón. El de Sue Jiin Kang, nos impulsa desde Seúl.
Volver arriba
Newsletter