Publicidad
Elogio del palo

Elogio del palo

OPINIóN IR

30/05/2021 A A
Imprimir
Elogio del palo
Como con el buen tiempo se sale a pasear a la caída del sol y mucho, es momento de palos, bastones, varas y cachas. Muletas ya no, que son muy trasto, digan lo que digan los ortopedistas del mundo (esos desalmados que rápidamente te hacen una plantilla de mármol por cualquier molestia lumbar a recetas de los médicos de La Regla). Los buenos palos siempre son tirando a ligeros y sirven para estocar (como los paraguas, y en menor medida los floretes) y si se quiere evitar tener las manos ocupadas todo el tiempo o se desea competir en marcha nórdica (¿en serio que se compite?) unos cordones bien puestos en el extremo superior para que cuelguen de las muñecas al soltarlos harían el avío.

Yo tengo la mí vara de este año recién preparada (y tan obstinadas ganas de ver paja en el ojo ajeno a falta de viga en el mío como si fuese de Alcafrán). El otro día estuve quitándole los nudos que dejaron al ser arrancadas las ramitas menores, tirando de lija no, de lima, y casi me como toda la madera. Más dúctil quedó, me consolé, y es que mi apuesta de este año es por el minimalismo, sin barnizar y de una pieza. Desisto de ponerle pomo desmontable como hubiera hecho el artista del abuelo de mi chica, cuya afición por la carpintería le llevó a ser el artesano de cabecera de su consuegro.

No debiera haber en el mundo individuo (de vocación caminante o sedente, lo mismo da) sin bastón en propiedad, porque es cosa bien sencilla y alegrías da. Es útil en entornos tanto urbanos como rurales. Puede usarse de batuta a lo Cristóbal Halffter dirigiendo su ‘Fandango para ocho violonchelos’ con Franco Battiato de espectador celeste con gafas de sol (arriba le pega mucho). No está mal como apartazarzas. Puede servir de puntero no láser sobre pizarra no digital en clase no convencional. Tiene un pase como sondaboñigas. Y es la gran alternativa al ‘finger’ de espuma para animar viendo el baloncesto. Les dejo a ustedes juzgar si un sencillo palo es suficiente como espantaperros, ahora que muchos animalitos de presa van a ser degradados de peligrosos a no problemáticos y tendrán exención de bozal antes que los amos.

Aunque pueda no ser infalible, en en estos tiempos nuestros de ultraespecialización de personas y objetos, hay pocas cosas más renacentistas que un palo.
Volver arriba
Newsletter