Publicidad
El vuelo de los estorninos

El vuelo de los estorninos

OPINIóN IR

18/10/2021 A A
Imprimir
El vuelo de los estorninos
Haciendo y deshaciéndose, avanzando y retrocediendo, formando arcos, triángulos y segmentos en el aire, cubren el ancho cielo las bandadas de estorninos, como ejércitos invasores de un cielo que parece abandonado y desierto. Pero ¿hacia dónde se dirigen?, ¿qué intentan? Tanto ha interesado esto a lo largo de la historia que, hoy día, hasta un premio nobel, el italiano Girgio Parisi, dice que anda investigando sobre: «Los coreografías de vuelo de los estorninos». Será que no tiene otra cosa mejor que hacer. Porque, opuestos a dejarse impresionar por coreografías no tiene más que fijarse un poco más en los políticos y sus congresos, al menos los españoles…

O leer el libro de nuestro director sobre Juanín ‘el Artista’ del balonmano y fijarse en el capítulo en el que cuenta su retiro forzoso y engañado por sus jefes, y exclama: «No me retiro, me estáis retirando», les dice. O el de Marta Prieto sobre aquel crimen de la Presidenta del P. Popular de León, que ella titula ‘La ilustrísima’. Aquella que hablaba del «placer no de solucionar problemas sino de acallar a aquellos que los provocaban».

Pero estamos celebrando el Día de la Hispanidad, es decir: el descubrimiento de un nuevo mundo por parte de Cristóbal Colón con carabelas españolas y, en medio del movimiento anti en algunas partes del ‘Nuevo continente’ americano, no faltan quienes ponen las cosas en su sitio, una vez más, ateniéndose a la historia. Uno de ellos, el amigo Miguel Á. González Castañón, de Valdepiélago, que nos recuerda las similitudes entre la conquista de América por los españolas y la conquista de España por los italianos de Roma, y nos advierte: «Reivindicar el oro de las Médulas o la plata del Potosí en nuestros días, o acusar a los italianos o los españoles actuales de imperialistas, por aquellos descubrimientos, es una aberración que sólo algún nacionalista caduco y trasnochado puede realizar».

Y, en cuanto el vuelo de los estorninos el cronista lo compara siempre con el de las mariposas: errático.
Volver arriba

Newsletter