Publicidad
El valor de lo que el ojo no ve

El valor de lo que el ojo no ve

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández y Mauricio Peña | 16/04/2020 A A
Imprimir
El valor de lo que el ojo no ve
A la contra La última página de LNC con la firma de Fulgencio Fernández, que pone la letra, y Mauricio Peña, que se encarga de la foto
La noticia, la historia, muchas veces está en lo que el ojo no ve;hace unos años hizo furor un programa así llamado que mostraba aquello en lo que poca gente se había fijado. Y, sin embargo, resultaba mucho más interesante que lo que el ojo sí ve.

¿Qué historia habrá detrás de esa tela blanca mientras casi todos miramos para los desfiles, las trompetas y las autoridades?

Hace bastantes años –ahora no se el año exacto y no me voy a levantar a mirarlo, que diría Umbral– estábamos haciendo un reportaje de ‘las casas de Franco’, nombre que se le daba a los premios a la natalidad que se le daban en los años 50 y 60 a familias con 16, 17 y hasta 23 hijos, en el caso de los agraciados leoneses. En una de esas casas el padre de familia explicaba cómo les llamaron, qué ministro les entregó las llaves y esas cosas. Se nos ocurrió preguntar a una hija dónde estaba su madre y ésta nos llevó hasta la cuadra. Allí estaba su madre, ordeñando las vacas, sentada en aquellas banquetas de tres patas y con una niña, una de sus nietas, sentada sobre sus piernas, ‘ayudándole’ a sujetar el caldero.

Era lo que el ojo no veía, el ojo miraba para el padre de familia, la madre estaba detrás de la tela blanca que protege la escena.

¡Cuánta gente está haciendo estos días cosas muy grandes!, ellos solos, en sus casas, en silencio, sin ver la luz, alejados de lo que el ojo sí ve.
Volver arriba
Newsletter