Publicidad
El turismo suma hoteles, pero pierde camas en el último año

El turismo suma hoteles, pero pierde camas en el último año

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
L.N.C. | 17/08/2019 A A
Imprimir
El turismo suma hoteles, pero pierde camas en el último año
Economía El sector ‘urbano’ pierde 25 plazas, aunque suma seis establecimientos, y el rural pierde un establecimiento, pero aumenta cinco plazas, según los datos de la Junta
Más establecimientos –seis–, pero menos plazas hoteleras –25 menos– en la provincia León. Menos establecimientos, pero más plazas en el turismo rural. Son las dos conclusiones que se extraen de los datos que ofrece la Junta en el Boletín de Coyuntura Turística de Castilla y León de junio de 2019 y que recoge la agencia Ical.

El cierre del Parador de San Marcos todavía sigue pesando sobre la oferta de camas de León, que se maquillaba con los nuevos proyectos de bajo y alto precio que se han ido sumando al sector en los últimos meses. Aumentan las propuestas, pero todavía no se ha recuperado el número de plazas disponibles para un turismo creciente. En el medio rural ocurre lo contrario. Con 567 alojamientos –solo ha perdido uno en comparación con el 2018– y 4.775 plazas –cinco más–, el sector parece avanzar en la ansiada profesionalización y fortalecimiento de sus importantes activos.


En la comunidad


En la comunidad, la oferta de hoteles y casas rurales creció, pese a la explosión en el sector de los apartamentos y las viviendas turísticas. La comunidad contaba a finales del primer semestre de este año con 4.084 casas rurales y 1.903 hoteles, que sumaron respecto al mismo periodo de 2018, un total de 108 y nueve establecimientos nuevos, respectivamente.

En cuanto a los camping, se perdió uno respecto a junio de 2018, hasta 118, y los albergues crecieron en 25, con 314 operativos a finales de junio. Un aumento de esta oferta turística pese a que se contabilizaron 730 nuevas viviendas y 22 apartamentos para turistas, hasta las 1.804 y 364, respectivamente.

En el resto de las provincias, en el caso de los alojamientos rurales, Ávila vio como su oferta creció en 34 alojamientos, un 3,65 por ciento, seguida de la provincia de Burgos, con 20, un 4,66 por ciento, y Palencia, con 14 nuevos establecimientos rurales, cerca de un seis por ciento, el mayor crecimiento porcentual de la comunidad. Respecto a las plazas. Palencia fue la que más creció porcentualmente con un 8,49 por ciento, añadió a su oferta 183 plazas rurales. Ávila aumentó en 297 sus plazas, seguida de León con 227, Soria, 171, y Salamanca incrementó las plazas en alojamientos rurales en 104. Por debajo de estas cifras se encuentran Valladolid y Zamora, con 25 y 13 plazas.

Respecto a los hoteles, hostales y pensiones, Ávila, Zamora y Soria fueron las que perdieron algún alojamiento de este tipo respecto a 2018. Mientras que Valladolid mantuvo el mismo número, todas las demás provincias vieron como establecimientos hoteleros crecieron en este periodo. En concreto, Zamora y Ávila perdieron un establecimiento hotelero, mientras que Soria perdió dos. El resto de provincias aumentaron ligeramente el número de establecimientos.
Volver arriba
Newsletter