Publicidad
El timo de la estampita

El timo de la estampita

OPINIóN IR

31/08/2021 A A
Imprimir
El timo de la estampita
Todo el mundo estará de acuerdo en que la intervención de Europa y Estados Unidos en Afganistán ha dado como resultado un gran fracaso. Ello no quita ningún mérito a la gran labor y esfuerzo por parte de los soldados, también los españoles, que han pagado un alto precio en vidas humanas. Sin embargo, a la hora de gestionar la retirada, parecería que todo ha sido un gran éxito por parte del presidente del Gobierno, que no dudó en ir a hacerse la foto en la base de Torrejón de Ardoz, pensando tal vez que así podrá eclipsar todos sus fracasos y mentiras. Es posible que haya gente que se lo crea.

Con foto o sin ella, el presidente también pretende sacar pecho con el repunte de la economía, como si fuera un logro suyo. Pero lo normal es que la economía mejore después del gran hundimiento a consecuencia de la pandemia. Lo raro sería que con la vuelta a la normalidad no mejoraran las cosas. Y, evidentemente, esa mejora se debe al esfuerzo y empeño casi heroico de muchos empresarios que han ido resistiendo pese a todas las dificultades y que están empeñados en seguir adelante.

Otro argumento del presidente para ganarse el voto de la ciudadanía es hacer alusión a los fondos europeos como si fuera algo conseguido gracias a sus habilidades, olvidando que cualquier otro gobierno recibiría esos mismos fondos. Pero es que, además, albergamos serias dudas sobre la transparencia y eficacia que vaya a tener su gestión.

Otro tanto podríamos decir sobre las vacunas y la lucha contra el coronavirus. Parece hacernos creer que es él poco menos que el descubridor de las vacunas. Y más de una vez ha pretendido vendernos, ya desde hace tiempo, que es él quien ha vencido al virus. Pero es que ni siquiera ha sido capaz de hacer una ley que ayudara mejor la gestión de la pandemia. La pena es que no pueda también vendernos la notable bajada del recibo de la luz.

Me temo que no faltará gente que sea víctima de toda esta engañosa propaganda. Claro que esa gente no es consciente del engaño de la llamada Ley de Memoria Democrática, ni de una ley de Educación sacada adelante con nocturnidad y alevosía, ni de la imposición de la ideología de género, ni de la nefasta ley de eutanasia, ni de la bajada de pantalones ante terroristas, independentistas y populistas.

Sin duda nos encontramos ante un verdadero maestro en el timo de la estampita, pero no olvidemos que tanta culpa tiene el timador por su engaño como la ingenua víctima que piensa que va a salir beneficiada.
Volver arriba

Newsletter