Publicidad
El terraplén de LM

El terraplén de LM

OPINIóN IR

10/08/2021 A A
Imprimir
El terraplén de LM
A ver por dónde se cae la razón. Del lado ministerial, las energías renovables cogen carrerilla. En Tokio pocos oros, pero aquí, luchan por el pódium las principales firmas eléctricas. Ninguna ha dejado de rellenar el panfleto de solicitud de un parque eólico o solar da igual dónde. Ese es el marco de estos felices años 20, 2020, para alcanzar un 2030 con las palas ondeando al viento y las térmicas convertidas en historias de los abuelos. ¿Razonable? La reducción de las emisiones contaminantes es buena cifra, la de la cantidad de palas que pretenden abanicar al Bierzo Oeste parece que no, que los huracanes arrasan con todo y lo de los papeles parece talmente una ciclogénesis cargada de mucha mala leche y respeto con una comarca que estaba intentando coger aire, pero para sus propios pulmones. De ese lado la queja, que es razón sí, de la que se sostiene cuando el poder del negocio sobrepasa las lindes de lo pequeño, aunque propio. Tanto proyecto hace pensar que, no todos, pero alguno se queda y va a pasar como cuando el hijo juega a engordar los suspensos antes de enseñarlos. Papá, me han quedado siete. Padre se deshace en desaliento reconvertido en consejos de futuro y, cuando ya parece procesar el disgusto, el chaval le enseña las clasificaciones y los suspensos se quedan en dos. Alivio y la tablet prometida si aprobaba ponen fin a la revelación en positivo, porque, de siete a dos, bien vale una misa. Pasará, y cuando pase, sean pocos o muchos, los molinos que alientan al viento vendrán de Francia. Porque lo que podría parecer que iba cerrando el círculo de una posibilidad económica para la comarca, con su factoría de palas a pleno rendimiento, se deshace como un azucarillo en el café, tan amargo, con el que desayuna el Bierzo cada mañana… Tan dignos somos que se nos escapó la estrategia. Era solo sumar futuribles. Si crecen las renovables y los parques eólicos y tenemos palas, vamos, que dos más dos. Pues no son cuatro. Las ayudas para pasarse a lo verde revuelven las tripas tras ese café. LM cierra la olla a presión y pone a hervir 400 despidos. Hacen palas y las eléctricas piden parques eólicos ¿y? Qué feo es el terraplén de la sinrazón. Mira, ahí era un buen sitio para destrozar el paisaje con unas gigantescas palas que no abofeteen solo al aire.

Volver arriba

Newsletter