Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
"El teatro es verdad"

"El teatro es verdad"

CULTURAS IR

Un momento de la representación de ‘7 años’, basada en la película española de la plataforma Netflix. | SERGIO PARRA Ampliar imagen Un momento de la representación de ‘7 años’, basada en la película española de la plataforma Netflix. | SERGIO PARRA
Emilio L. Castellanos | 14/11/2019 A A
Imprimir
"El teatro es verdad"
Teatro Miguel Ángel Rellán acude este viernes al Auditorio Ciudad de León tras pasar por el Teatro Bergidum de Ponferrada, y lo hace con la comedia dramática ‘7 años’
Miguel Ángel Rellán es un actor vocacional, un apasionado de su profesión sobre la que vuelca todos sus afectos y certezas y gracias a la cual ha podido satisfacer la curiosidad que le despierta un ser humano abrazado a sus luces, sombras y contradicciones. Ejerce de cómico desde siempre y su indiscutible talento ha sido fiel a un número incontable de proyectos de diferente condición y formatos, desde películas como las dos entregas de ‘El crack’, de Garci, la ya mítica ‘Amanece que no es poco’ de José Luis Cuerda, ‘El perro del hortelano’ de Pilar Miró o ‘El viaje a ninguna parte’, entre otras, a series televisivas como ‘La que se avecina’, ‘El ministerio del tiempo’, ‘Paco y Veva’, ‘Compañeros’ o ‘La regenta’, por citar algunas de las más exitosas, sin obviar por supuesto su íntima relación con el medio teatral, para el que se ha reservado sus más grandes luminarias creativas. «El teatro siempre me ha dado una vida especial. El cine es el arte del director pero en el escenario mando yo. El teatro te ofrece unos alicientes que otros formatos no te dan». La etiqueta más simplificadora se reserva su elogio para ensalzar su virtud como gran actor secundario, los actores de reparto de siempre, y él se rebela contra marca así, tan elemental, al verse, por encima de cualquier cosa, como actor, con todas las mayúsculas que una profesión de esta índole exige. «Estoy de acuerdo con la trayectoria que he ido llevando y, como no he sido especialmente ambicioso, me he ido conformando con lo que la vida me daba, que no ha sido poco».

Rellán abruma al entrevistador. Le doblega con su verbo, instruido en la experiencia y al servicio de un sobresaliente intelecto, sin abandonar jamás esa proximidad que tan bien transmite frente a una cámara o sobre un escenario. Va de un tema a otro a lo largo de una conversación en la que asoma una reflexión permanente sobre la realidad del ser humano contemporáneo y las muchas bifurcaciones a la que este se somete. La obra que le trae este viernes al Auditorio ‘Ciudad de León’ (21:00 horas; entradas a 18 euros), ‘7 años’, le proporciona nuevos motivos para indagar en las posibilidades que le ofrece el oficio de actor y, sobre todo, explorar muchos de los recovecos existenciales a los que se enfrenta el hombre. Cuatro personas, tres hombres y una mujer, se reúnen en unas oficinas para dilucidar quién de ellos asume un delito de fraude fiscal, penado con siete años de cárcel, y para ello contarán con la colaboración de un mediador encarnado por Rellán. Carmen Ruiz, Eloy Azorín, Juan Carlos Vellido y Daniel Pérez Prada son los actores que se someten a las necesidades de una función que lleva ya dos años rulando por toda España y que, sin duda alguna, recala en León pletórica de madurez y dominada por la puesta en escena ideada por uno de los directores teatrales más sugerentes del momento, el argentino Daniel Veronese.

Basada en la primera película española de la plataforma Netflix, cuyo guión llevaba la firma de José Cabeza y Julia Fontana, la obra propone un collage de sensaciones que, como es habitual en el teatro de Veronese, son escarbados a través del ejercicio actoral. «Él tiene un método maravilloso que consiste en que el actor sea él mismo. Lo que le importa es que la función sea verdad. Da mucha libertad en la composición del personaje». El director argentino siempre ha demostrado una capacidad especial para convertir su propuesta en un gran espejo ante el que el espectador se vea reflejado porque al fin y al cabo los personajes son simples trasuntos de la propia realidad. «Siempre me han interesado las funciones que tienen algo que decir al público. Yo, ante todo, soy espectador y quiero que lo que se representa frente a mí me modifique, que salga del teatro distinto a como entré, haciéndome preguntas, planteándome cosas... En esta obra, la pregunta que nos hacemos es estremecedora: ¿cuál es nuestro precio? Los personajes, aparentemente amigos, no son lo que parecen y acaban convirtiéndose en auténticas fieras. Ese es el teatro que me interesa, el que me dice algo, el que me moviliza… El teatro es verdad. El actor está ahí vivo, frente a ti, representando una porción de vida que en el caso de esta obra hace mención a la ruindad del ser humano». Rellán lleva ya muchas funciones a cuestas y no hay día que no se deje arrastrar por su vértigo. «Como dice Peter Brook, el teatro es como la vida, imprevisible. Yo no sé qué va a pasar en cada función. El teatro tiene algo de rito ceremonial en el que yo oficio como actuante y el público ha de realizar su trabajo de recepción. Es una comunión entre los dos». En este momento, Rellán hace un inciso y alude a la incomodidad de los teléfonos móviles para el actor, una queja que día tras día repiten los actores de este país a propósito de un hábito poco propicio para el ejercicio teatral. Dicho queda una vez más.

No cabe duda de que el reparto teatral encuentra en la interacción entre sus componentes uno de sus principales sustentos. Rellán considera que los actores que comparten escenario han de ser, además de buenos profesionales, «buenas personas», concluye. «Porque el teatro es durísimo. La convivencia empieza en la primera lectura y se alarga el tiempo que dura la función. El teatro debería estar en todos los colegios. Es disciplina, fomenta la capacidad de sacrificio y la generosidad, enseña a equivocarse... Los actores de una obra teatral han de ser amigos. Nos queremos, nos respetamos y desarrollamos un sentimiento colectivo. Estamos en una trainera donde todos remamos hacia el mismo lugar. Cada función es una lección para cada uno de nosotros y tenemos que tener claro que la mejor representación siempre es la siguiente».

Daniel Veronese siempre ha demostrado que la puesta en escena ha de estar soportada por una eficiente labor actoral, tal y como queda evidenciado en ‘7 años’. «Lo decía Vittorio Gassman: un actor, un espectador, teatro». La pieza se deja mecer por diferentes registros, desde el drama al apunte humorístico, a modo de mosaico ensamblado por un sinfín de teselas de diversidad indiscutible. «Los seres humanos somos un poco idiotas y necesitamos ponerle etiquetas a casi todo. Sin embargo, la vida no es así, no entiende de géneros. Y la obra no se sustrae a esta idea».
Volver arriba
Newsletter