Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

El sur

El sur

OPINIóN IR

02/05/2019 A A
Imprimir
El sur
El sur, siempre el sur. Pareciera que hay geografías territoriales empeñadas en dar razones groseras a aquellos que postulan que el sur es siempre conservador. No siempre es así. Analizado el mapa nacional tras las últimas elecciones no ha sido así. Más aún si analizamos con detalle social como son dos de los territorios más norteños los que han tenido un claro triunfo nacionalista, y el nacionalismo, por definición es siempre conservador, aunque algunos quieran venderlo como progresista. Progresista es quien elimina fronteras, quien no necesita diferenciarse de nadie para sentirse propio, quien no busca para él nada que no otorgue previamente a sus vecinos.

Pero el mapa provincial es diferente. Al menos lo ha sido en esta ocasión. Hay una línea muy marcada que muestra un eje noroeste-sureste que coloca a septentrión una respuesta roja muy patente, y a meridión una mancha azul. Tanto a un lado como al otro de la raya debiéramos prestar atención a esos que optaron por la papeleta ‘verde’ (que ignominia, que vileza apropiarse del verde vivo en lugar de optar, como debiera ser en este caso, por el negro ausente de luz y de futuro). No son pocos los pueblos habitados por trabajadores que han usado la papeleta de aquellos que nada nos ofrecen más si acaso eliminar derechos, que no privilegios, derechos que la historia de la lucha ciudadana ha ganado a lo largo de siglos de sufrimiento y pena. Cada vez que uno de esos ciudadanos ha elegido una de esas papeletas ha muerto una ilusión, se ha borrado una sonrisa.

Éramos los del sur de Europa los que dábamos una lección a los vecinos del norte no dejando que esos ultramontanos cavernarios entraran en las instituciones. Pero finalmente no hemos resistido la ola de populismo genocida que propugna el regreso al pasado más atroz de nuestra reciente historia, que solo quieren mantener pernada sobre los desprotegidos.

Hoy hay más luz de esperanza, pero no obviemos esas nubecillas lejanas, no vaya a ser que se conviertan en nubarrones borrascosos.
Volver arriba
Newsletter