Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Miércoles, 27 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

"El secreto es saber gestionar"

"El secreto es saber gestionar"

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Mar Iglesias | 23/07/2016 A A
Imprimir
"El secreto es saber gestionar"
El confesionario José María ‘Pepe’ Muíña tiene como señas de identidad el arrojo y el tesón, las dos bazas que le han hecho fuerte en el sector de la construcción, de la mano de Almacenes Gallego en Cacabelos, que ahora crece en Bembibre
– Del textil en Cataluña al sector de la construcción en Cacabelos, ¿cómo ha sido ese paso?
– En el 75 dos clientes de una fábrica de textil en la que trabajábamos en Barcelona, donde me fui a buscar la vida,nos propusieron a mí y a otro empleado montar una empresa y lo hicimos. Recuerdo que pedí 500.000 pesetas de crédito para montarla. Teníamos una fábrica grande y en 2007 facturábamos bastante.

– ¿Y por qué ese cambio a la construcción?
– Porque conocí a Luis Fernández Gallego un verano y me dijo que se iba a retirar y un amigo y yo nos planteamos cogerlo para nuestros hijos. Quedamos en eso y faltaban dos años para que se retirara Luis, pero mi amigo en ese tiempo falleció y tuve que decidir seguir hacia adelante. Y lo hice, aunque no conocía el sector, pero venía a verlo de vez en cuando. De esto hace nueve años. Después vino la crisis que ha sido muy fuerte, pero conseguimos salir adelante.

– Pero ha sido muy visionario con ese cambio de sector tan radical.
– No es tan difícil.El secreto está en saber gestionar, una vez que lo sabes, da igual el qué. Creo que mi mérito ha sido la gestión más que otra cosa, para lo demás, tienes a los técnicos, que son los que entienden. Lo que ha sido un mérito es que, al año de comprar comenzó la crisis y fuimos bajando mucho hasta un 60% en facturación. Conseguimos salir.

Y ¿combate la crisis volviendo a invertir ahora en Bembibre?
– Eso lo tenía claro, aunque mis dos hijos no querían, pero creo que es la única manera de crecer rápido, poner otro punto de venta y en una zona muy buena, en la que faltaba un almacén como el nuestro y los dos meses que llevamos, me están dando la razón. Era la forma, porque el sector va recuperándose, pero poco a poco.

Recuperar ese 60% perdido de facturación, ¿es inviable?
– Creo que en dos años en Bembibre lo vamos a recuperar y eso que hemos vuelto a entrar en una segunda crisis y se vuelve a bajar.

¿Y eso no da miedo?
– No, si no tuviéramos lo de Bembibre tal vez sí, pero vamos muy bien.

– Almacenes Gallego tenía 40 años de historia y ha querido mantener el nombre ¿por qué?
– La marca es muy importante, y el mérito de este almacén es de Luis Fernández Gallego. Él consiguió que tuviéramos la fama que tenemos hoy, que es que la gente sabe que somos el único almacén que tenemos de todo. Mi único mérito es conservarlo, el resto es de Luis. Él me ayudó mucho.

– De toda esa trayectoria ¿de qué es de lo que está más orgulloso?
– A mi me gusta arriesgar y tal vez debería haber sido más conservador, pero siempre he invertido sobre inversión. A mis hijos tengo que empujarles, son más tirados para atrás.

– ¿Dónde ha estado la clave?
– En el trabajo. Los que más problemas han tenido son los que tenían muchos oficinistas. Mis hijos y yo hemos sido trabajadores. Yo lo seguiré siendo este año y después me jubilaré y que sigan ellos.Siempre dije que a partir de los 60 disfrutaría y, aunque un poco más tarde, es lo que pienso hacer.
Volver arriba
Newsletter