Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

El reto de versionar el cachopo

El reto de versionar el cachopo

ACTUALIDAD IR

Elaboración de los cachopos bercianos en la fábrica de Productos Cárnicos Valle de Fornela. | L.N.C. Ampliar imagen Elaboración de los cachopos bercianos en la fábrica de Productos Cárnicos Valle de Fornela. | L.N.C.
Diana Martínez | 08/08/2016 A A
Imprimir
El reto de versionar el cachopo
Gastronomía La propuesta de 'Valle de Fornela', inspirada en el tradicional plato asturiano, causa sensación en muchas mesas y carnicerías
Sólo una fina línea imaginaria por la cresta de la montaña separa a Asturias del berciano valle de Fornela. La mayoría de los fornelos se sienten primos hermanos de sus vecinos de la zona asturiana de Ibias, a los que les unen muchos rasgos en común.

El valle de Fornela cuenta hoy en día con uno de los proyectos empresariales de ganadería más sólidos de la comarca. Productos cárnicos Valle de Fornela, una iniciativa impulsada por el joven Octavio Cordero que ha apostado por una gestión ecológica y  global de sus productos. La empresa controla todo el proceso de producción de la carne. Desde la selección genética de las reses y el pasto hasta la llegada del producto al consumidor, ya que cuentan con sala de despiece y venta al público en Ponferrada donde se fabrican también productos elaborados.

El proyecto de Valle de Fornela cuenta con muchos elementos de interés, pero este último, el de los productos elaborados, está llamando la atención. Y esto enlaza con el componente asturiano al que se hacía referencia en el primer párrafo.

Cachopo especial berciano’. Esa es la propuesta que está dando que hablar en la comarca en los últimos meses. La empresa cárnica se ha atrevido a versionar uno de los platos asturianos más patrióticos y tradicionales. El cachopo, ese doble filete de vacuno de tamaño descomunal relleno de jamón y queso del que tan orgullosos se sienten en tierra astur. Pero Octavio Cordero ha ido un paso más allá y se ha atrevido a versionar, con todo el respeto, eso sí, al la contundente propuesta gastronómica asturiana.

La carne de primera calidad, de las terneras del valle de Fornela, se la rellena con dos capas de dos quesos bercianos de cabra de distintas variedades. «Uno más intenso y otro más suave. Uno le da la intensidad del sabor ya que penetra en el filete para hacerlo más sabroso aún y otro la cremosidad que hace irresistible a este plato. «Después le añadimos virutas de cecina de la nuestra. Además, el rebozado no lleva huevo ni gluten», explica.

Por el momento, la producción de cachopo berciano es pequeña. «Vamos prácticamente sobre pedido, servimos desde nuestra nave y a los clientes habituales en las carnicerías de los pueblos y restaurantes», indica Octavio Cordero, pero «la acogida está siendo muy buena, también entre los asturianos que lo han probado».

Una nueva sensación gastronómica que, siendo conocida la buena boca de los bercianos, es posible que sea uno de los platos estrellas de la próxima temporada en menús y cartas de restaurantes y mesones que dejará en los platos bercianos el sabor de los saludables aires d de las montañas de Fornela.
Volver arriba
Newsletter