Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

El que avisa no es traidor

El que avisa no es traidor

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 20/12/2018 A A
Imprimir
El que avisa no es traidor
Los billetes son falsos, por detrás anuncian detergente. Los papeles son testimonios de las rifas que no tocaron. Las páginas son anuncios de las muñecas, balones, cachas de caramelo, peluches gigantes o cojines con el escudo de tu equipo (si tu equipo es el Barça o el Madrid) que ganarás si tienes la suerte de que tu número y el que extrae el tombolero sean el mismo.

No suele ser el caso, pero cualquiera se atreve a negar que la suerte existe ahora que acabo de comprar el décimo de lotería de la empresa para Navidad por más que la cosa no haya empezado bien y me llevara el coche la grúa mientras iba a la administración.

Pero, vuelvo al surco, lo que hoy nos trae Mauri es la constatación de que todo el oropel de unas fiestas queda reducido a unos papeles en el suelo, para desgracia de los obreros de la limpieza, como el ruido y la alharaca de los cohetes se queda en una varilla por la que se pegan los chavales cuando llega al suelo, para lucirla en la verbena como si fuera un trofeo.

Es un aviso a navegantes de Mauri. Todos los sorteos, los ruidos, los oropeles, las loterías y los paraísos que anuncia la Navidad que se asoma a la vuelta de la esquina van a quedar reducidos a unos papeles en el suelo. Y, si te parece poco, a unos kilos de más en la barriga. Poco más.
El que avisa no es traidor.
Volver arriba
Newsletter