Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Jueves, 21 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

El profesorado universitario 'peina canas'

El profesorado universitario 'peina canas'

ACTUALIDAD IR

La edad media del profesorado universitario es de casi 55 años. | DANIEL MARTÍN Ampliar imagen La edad media del profesorado universitario es de casi 55 años. | DANIEL MARTÍN
Víctor S. Vélez | 12/01/2019 A A
Imprimir
El profesorado universitario 'peina canas'
Universidad Docentes de la Universidad de León denuncian el envejecimiento de la plantilla y un retraso notable en el acceso a los puestos que garantizan una estabilidad económica
El profesorado de la Universidad de León (ULE) está envejeciendo. La edad media de los docentes universitarios está aumentando de forma alarmante y se avecinan problemas serios a medio plazo para el sistema educativo nacional.

Según un estudio de Studia XXI, dos de cada tres docentes de la universidad española superan los 50 años, cuando en 2008 no se alcanzaba el uno de cada dos. Las universidades públicas están tan envejecidas que hasta 2023 van a perder a 16.200 docentes (el 16,8 por ciento de sus plantillas). Otro informe, publicado por la Fundación de Estudios Económicos de Economía Aplicada (Fedea), asegura que solamente el 6 por ciento de los profesores en los campus españoles tienen menos de 35 años.

En las universidades públicas de Castilla y León, la edad media del personal docente e investigador se aproxima a los 55 años, según los estudios más recientes, cuando hace una década no llegaba a la cincuentena. Según Fedea, esta media sube por encima de los 58 entre los catedráticos y baja a algo más de 51 en el caso de los profesores titulares.

La problemática es de tal magnitud que se espera que en los próximos cuatro cursos académicos se jubile cerca de la mitad del profesorado de la ULE. Un envejecimiento atestiguado por los datos y también por las impresiones, como las de tres docentes del Campus de Vegazana que han explicado las particularidades del caso leonés. La escasa estabilidad, las dificultades de la carrera docente y la nula reposición durante la crisis económica, son algunas de las claves.

"Reposición cero"


El catedrático Elías Rodríguez Ferri considera que el profesorado de la ULE está envejecido por no dotar plazas suficientes en los últimos 20 años. "Unido a la penuria económica, ha provocado que la reposición haya sido cero. Estos problemas son estructurales y suponen un lastre que se tardará en recuperar mucho tiempo", opina el profesor.

Para Rodríguez Ferri, la solución pasa por realizar un análisis en recursos humanos y hacer una previsión de las jubilaciones que tendrán lugar en la próxima década "para ver las plazas que hay que sacar en los niveles básicos" porque "para que haya catedráticos, primero tiene que haber una masa de profesores titulares, que en estos momentos no hay". "Lo que se necesita no son solo titulares y catedráticos, también fomentar la base de ayudantes y doctores por la que todos pasamos y que haya así una carrera académica", señala el catedrático.

Según señalan varios profesores leoneses, las plazas de ayudantes de doctores antes eran para personas de unos 30 años y ahora lo están cogiendo personas de 40 y 50, siendo a partir del medio siglo cuando se puede lograr cierta estabilidad laboral. "Yo con 30 años recién cumplidos presenté mi cátedra, actualmente para tener esa oportunidad se rondan los 50 años o más. Ahora se está accediendo a las plazas de profesor titular casi a los 50", comenta Rodríguez Ferri.

La "nefasta" crisis económica


Profesores universitarios en León como Javier Vidal o Rafael Balaña ponen el foco en la crisis económica y en la "nula dotación de plazas de profesor titular que ha retrasado la edad media una barbaridad". "La culpa es de una nefasta gestión de la crisis. Los profesores se fueron jubilando y no hubo reposición de plazas. Desde 2010 hasta 2016 no ha habido reposición y en la Universidad de León ha sido dramático", señala el profesor de Veterinaria, Rafael Balaña.

Por su parte, Javier Vidal es una voz autorizada en la materia y ha escrito artículos para Studia XXI sobre la urgencia de contratar profesores e investigadores universitarios. Según su visión, la ULE se ha visto "enormemente afectada" por la inercia de las jubilaciones y la ausencia de contrataciones durante la crisis económica, cuyos efectos "en términos universitarios no están superados". "Los recursos de la ULE están muy lejos de los que había en los años 2008 o 2009. Durante la crisis la inversión en I+D a nivel europeo aumentó un 22 por ciento, mientras que en España se redujo un 6 por ciento", evidencia Vidal.

La cuestión es que "más que una generación pérdida se ha retrasado todo el proceso". Balaña cree que "es aberrante que plazas de profesor ayudante sean para personas de 40 o 50 años, cuando antes eran prácticamente cuando se terminaba la carrera". De esta manera, todos los profesores coinciden en que la renovación docente generará importante problemas a medio y largo plazo. De hecho, el propio consejero de Educación reconoció en una entrevista hace dos años que "con el envejecimiento del profesorado universitario existe un problema muy grave".

Otro tema a tener en cuenta es que "la carrera académica en la Universidad no es lo suficientemente atractiva para los jóvenes españoles por sueldos, etapas y plazos". Javier Vidal considera que "es una carrera demasiado larga y no está especialmente bien pagada". No obstante, señalan que hay que tener en cuenta que se está comparando con la etapa anterior que fue de "un crecimiento enorme porque se estaba creando el propio sistema universitario". "Con el nacimiento de la democracia había unos 700.000 universitarios en España y ahora son más de millón y medio, por lo que se creó una estructura de profesorado para atender al doble de estudiantes", asegura Vidal.

Para veteranos del Campus de Vegazana como Rodríguez Ferri, el envejecimiento de la comunidad docente es un problema que "no se resuelve con la simple convocatoria de plazas". Según su punto de vista, la importancia de la profesión de maestro universitario exige "experiencia y formación". "Se debe preparar a años vista, hay que tener unas perspectivas de mantenimiento y crecimiento. Es primordial ofrecer a los recién titulados una carrera académica atractiva para la investigación y para la docencia", señala el catedrático.

Sea como fuere, los docentes de la Universidad de León advierten que las capacidades docentes "son mejores a los 40 años que a los 60 años" y que se debe poner en marcha una política de contratación que garantice a medio plazo la renovación de la comunidad docente. La planificación de estándares mínimos de contratación y de los plazos de una carrera docente, son algunas fórmulas para evitar que el profesorado universitario sea tan sensible a los vaivenes de la economía.
Volver arriba
Newsletter