Publicidad
El primer puente de la nueva normalidad

El primer puente de la nueva normalidad

ACTUALIDAD IR

Las calles de la capital leonesa reflejaron una notable afluencia de viandantes durante el puente del Pilar. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Las calles de la capital leonesa reflejaron una notable afluencia de viandantes durante el puente del Pilar. | MAURICIO PEÑA
Alfonso Martínez | 13/10/2021 A A
Imprimir
El primer puente de la nueva normalidad
Economía Satisfacción generalizada en el sector turístico con los hoteles al 95%, los alojamientos rurales completos y la hostelería con una actividad que no se veía desde antes del covid
«¡Qué ganas teníamos de poder trabajar con normalidad!». La frase puede ponerse en boca de cualquiera de los principales representantes del sector turístico y hostelero de la provincia de León a la hora de hacer balance del puente del Pilar, el primero alejado de la inmensa mayoría de las restricciones que la pandemia de coronavirus nos ha dejado durante el último año y medio.

Se trata de unos días que son tradicionalmente muy buenos en lo que a llegada de visitantes y de leoneses emigrados se refiere, puesto que a los viajes a los pueblos se une la celebración de diferentes eventos, como la Feria de los Productos de León en el Palacio de Exposiciones, las Jornadas Internacionales de Cetrería del Norte de España en La Virgen del Camino, las ferias de Villablino y Boñar y las Jornadas Micológicas y Gastronómicas de Puebla de Lillo. Este año también ha coincidido el puente con algunas de las últimas actividades de las fiestas de San Froilán en la capital leonesa y con numerosos eventos culturales.

Muchos ingredientes que han contribuido a que los hoteles superasen el 95% de ocupación desde el viernes, aunque se redujo al 75% en la noche del lunes al martes. «Ha ido muy bien, estamos contentos. Ha habido mucha gente en las calles, en los restaurantes y vemos que se ha recuperado la confianza. Esperamos que este puente sea un punto de inflexión definitiva para que el sector recupere totalmente y de manera definitiva la normalidad», explica en declaraciones a este periódico el presidente de la Unión Hotelera de León y director del Conde Luna y del Alfonso V, Manuel García.

Recuerda además que los próximos meses no suelen ser buenos, aunque confía en que los fines de semana y los puentes de Todos los Santos y de la Constitución y la Inmaculada sirvan como sostén del sector durante este otoño.

Cabe recordar que los últimos datos de coyuntura turística hotelera reflejan que la cifra de viajeros que llegaron a la provincia en junio, julio y agosto se situó en 206.489, cifra que dobla la del mismo periodo del pasado año pero que sigue por debajo de los 272.071 que se contabilizaron en 2019. La tendencia es similar si se analizan los datos referidos a pernoctaciones. El primer verano de la pandemia se había cerrado con 186.927, cifra que contrasta con las 352.794 del presente año. En todo caso, las pernoctaciones siguen por debajo de las 425.456 contabilizadas en junio, julio y agosto de 2019.

Los pueblos, abarrotados

Las sensaciones también son positivas en el turismo rural, que ha alcanzado el 100% de ocupación las noches del sábado, del domingo y del lunes. «Es verdad que este martes a mediodía no quedaba ni un solo visitante en la provincia, pero ha sido un buen puente. Ha estado todo lleno y hemos tenido muchísimas llamadas de última hora que seguían buscando alojamiento y no lo encontraban porque no habían podido planificar su viaje con antelación», explica el vocal de la Federación de Turismo Rural de Castilla y León, Jesús del Río. Asegura además que las reservas para el puente de Todos los Santos están un poco más flojas de lo habitual en estas fechas, aunque confía en que también se consiga el lleno precisamente por ese cambio de tendencia que se observa con las reservas de última hora. «Serán tres noches porque cae en lunes y confiamos que eso aliente a los turistas de las provincias y las comunidades más cercanas a nosotros. Luego vendrá el puente de diciembre, que serán cinco noches al caer los festivos en lunes y miércoles, pero no sabemos cómo se comportará. Esperamos que sea bueno también, porque tenemos ganas de trabajar después de tanta incertidumbre. Sigue habiendo casos y muertes, pero son cada vez menos y tenemos ya la normalidad en la mano», concluye Del Río.

Los últimos datos publicados reflejan que los alojamientos de turismo rural de la provincia incrementaron su actividad en los meses de julio y agosto. Concretamente, se alcanzaron las 101.369 pernoctaciones, cifra que contrasta con las 90.906 de 2020 y las 88.534 del 2019, último verano sin la incidencia de la pandemia.

En cuanto a los viajeros, la cifra fue mayor fue mayor en julio y agosto del pasado año (38.970 frente a 29.721), fue menor que en 2019, cuando se contabilizaron (41.003). Cabe detallar además que la diferente tendencia que se observa en los datos de pernoctaciones y de viajeros se debe a que ha crecido la estancia media con respecto a la etapa anterior a la pandemia, quizá por aquello de buscar espacios más abiertos y huir de las aglomeraciones de gente como medida de precaución ante posibles contagios.

Finalmente, el presidente de Hostelería de León, Martín Méndez, coincide también a la hora de hacer una valoración muy positiva del puente del Pilar. «El sábado fue el mejor día, sin duda, porque estaba todo a rebosar. Además, el tiempo ha acompañado estos días y, si no se vuelve a torcer la situación sanitaria, podemos decir que estamos ya en esa ansiada nueva normalidad. Al caer en martes, era fácil que mucha gente pudiera coger libre el lunes y viajar y por eso los bares y restaurantes han estado llenos, al igual que los hoteles, que además han cobrado buenos precios al aumentar la demanda», argumenta Méndez.

A partir de ahora, el sector de la hostelería se enfrenta a la llegada del mal tiempo y a un bajón de su actividad que ya era habitual antes de la pandemia. «Pero esperamos que esta vuelta a la normalidad anime a la gente a seguir saliendo a la calle y viajando para visitarnos, al menos durante los fines de semana y los puentes que tenemos hasta llegar a las navidades, que vuelven a ser una época fuerte para nosotros», argumenta el presidente de Hostelería de León.

Mientras, en cuanto a la nueva ordenanza que regulará las terrazas en la capital leonesa y que permitirá mantener las que se han habilitado en plazas de aparcamiento durante la crisis sanitaria del coronavirus, Méndez asegura que no han recibido noticias al respecto desde el Ayuntamiento. En este sentido, lamenta que no se haya contado con el sector a la hora de abordar la nueva regulación y recuerda que muchos locales han invertido ya para cubrirlas sin saber si su estructura va a ser acorde a la normativa.
Volver arriba
Newsletter