Publicidad
El Prado, en León

El Prado, en León

OPINIóN IR

28/07/2021 A A
Imprimir
El Prado, en León
Pasear por el entorno de la catedral de León es siempre una buena opción, aunque solamente sea por disfrutar de la ‘Pulchra leonina’…; pero, en estos días lo es aún más… Y es que, en la plaza de Regla, al lado mismo de la fachada sur del templo, se encuentra hasta el próximo lunes 2 de agosto la exposición ‘El Museo del Prado en León’. Si aún no la has visitado, no dejes de acercarte…

La muestra reúne reproducciones fotográficas de gran calidad a tamaño real de medio centenar de obras –principalmente de las pinturas española, italiana y flamenca– del Museo del Prado, dispuestas sobre unos soportes de gran tamaño –tendrán como dos metros de largo por uno y pico de ancho–, algunas de las cuales, por las dimensiones de los originales, son detalles en vez de los cuadros completos. Eché de menos, eso sí, poder obtener allí mismo más información sobre la exposición, quizá a través de un código QR –yo, al menos, no lo vi– con el que, por ejemplo, acceder a la revista-guía que sí se puede consultar en la página web del museo.

Es esta, ni qué decir tiene, una excelente oportunidad para acercarse a Caravaggio, El Bosco, Sorolla, El Greco… y dejarse seducir por obras tan emblemáticas como ‘Las tres Gracias’ de Rubens, ‘Las Meninas’ de Velázquez o ‘La maja desnuda’ de Goya, por poner algunos ejemplos. Y también para descubrir –sobre todo si, como es mi caso, no se entiende de arte– ‘nuevos’ artistas. Y no hace falta que te diga lo fácil que es embobarse con tal o cual cuadro…; a mí me pasó, entre otros, con ‘La Inmaculada Concepción’ de Murillo…

Esta iniciativa forma parte del proyecto ‘El Prado en las calles’, que busca desde hace años salir al encuentro de las personas. Y en León, desde luego, lo ha conseguido: siempre suele haber gente visitando la exposición, y no somos pocos los que hemos pasado por allí en más de una ocasión. Y yo, por cierto, ya tengo en mente, la próxima vez que vaya a Madrid, visitar el Museo del Prado, que hace tiempo que no me dejo caer por allí…
Volver arriba

Newsletter