Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
El peligro viene del cielo

El peligro viene del cielo

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 24/05/2019 A A
Imprimir
El peligro viene del cielo
En Roderos lo tienen muy claro: «Peligro». – Peligro, ¿de qué? – Peligro en general.

Tal vez se hayan dado cuenta de que hay una recomendación que se ha convertido en un tópico. Cuando te quieren convencer de que los peligros que te acechan no son tantos como te quieren hacer ver se recurre a la misma comparación: «Claro que puede caer el avión, pero tienes las mismas posibilidades que salir a la calle y te caiga una teja y te mate».

Claro, que también le dan las mismas posibilidades a la suerte: «¿Qué nos toque la lotería? Pues es tan fácil como que te caiga una teja y te mate».

Tal vez por ello han escrito «peligro» en el alero, allí donde anidan las tejas que te pueden caer si eres un gafe manzanillo, las mismas que te pueden caer en forma de gordo de la lotería de Navidad.

Así, con estas dos señales colgadas, la gente ya está avisada de que existen peligros en general en la vida (y los ciclistas lo han creído, que llevan el caso bien encajado por si a la teja le da por tirarse a tierra).

Después, cuando tú lo veas te lo tomas como te de la gana, piensa que la teja tiene las mismas posibilidades de caerte encina que de que caiga el gordo de Navidad en el bar de la esquina.

Pero si eres un poco gafe tendrás tendencia a creer lo que decía el gran Gila: «Subió al pajar y se sentó... encima de la aguja».

¿Y el titular? Te toca a tí justificarlo, que no se puede dar todo hecho.
Volver arriba
Newsletter