Publicidad
"El peligro del coronavirus está en la juventud y en la familia"

"El peligro del coronavirus está en la juventud y en la familia"

ACTUALIDAD IR

En el momento en el que hay sospecha de un positivo, se le hace una PCR para verificarlo. | ICAL Ampliar imagen En el momento en el que hay sospecha de un positivo, se le hace una PCR para verificarlo. | ICAL
Sergio Jorge | 26/07/2020 A A
Imprimir
"El peligro del coronavirus está en la juventud y en la familia"
Sanidad Las relaciones estrechas y el olvido de las medidas de protección incrementan el riesgo de infectarse en unos días en los que está aumentando la movilidad
El goteo de positivos que se está produciendo en buena parte del país, también en León aunque la mayoría de ellos sean asintomáticos, pone de manifiesto una vez más que el virus continúa circulando. Y más en un tiempo en el que la movilidad se ha incrementado con las vacaciones y los reencuentros. Por eso desde la Gerencia de Atención Primaria del Área de Salud de León advierten de que" el peligro de los contagios está en las familias y los jóvenes".

Son estos grupos los que más contactos estrechos están teniendo desde que se acabaron las fases y se levantó el estado de alarma, de ahí que la preocupación entre los profesionales sanitarios esté en aumento. Así lo corroboran la directora de Enfermería, Ana Rivero, y la coordinadora del equipo de rastreadores, Silvia López. Ambas insisten una y otra vez en que la distancia social y las medidas de higiene son más que una obligación, pero también es necesario que cada persona ponga coto a la movilidad y a los cambios de grupos.

Una de las claves para limitar el riesgo es «relacionarse siempre con las mismas personas», en grupos pequeños, intentando no cambiar durante un tiempo para reducir la posibilidad de ser contagiado. Cuanta menos exposición a más personas diferentes, menos peligro de ser infectado si alguien tiene el virus.

«Hay que evitar las aglomeraciones y las pandillas grandes», explican tanto Rivero como López, que también advierten de que hay que eludir «el tabaco y el vapeo», puesto que se puede transmitir el virus en estas prácticas, por más que sean al aire libre.

Las actividades de verano son otros de los peligros que están latentes estos días, porque son proclives a que se reproduzcan las reuniones, sobre todo entre los más pequeños y los jóvenes.

La clave es tener en cuenta que «la sociedad tiene ahora las riendas», ya que no hay un estado de alarma, no hay fases que permitan u obliguen a ciertos comportamientos, de ahí que el sentido común se erija en la principal herramienta contra el coronavirus. «Si la sociedad no se cuida, no podemos hacer nada», esgrimen estas dos profesionales de Atención Primaria.

Rivero y López insisten también en que lo primero que hay que hacer nada más que se tienen síntomas es llamar al centro de salud correspondiente y confinarse en casa. Ahí se inicia el protocolo creado para evaluar al posible paciente y controlar a sus contactos estrechos. Por un lado, el médico encarga la realización de la PCR si considera que hay indicios de que tenga Covid-19. Pero también insta al infectado a que esté confinado.

A partir de ahí, empieza la labor de rastreo de los contactos estrechos, los que realmente han podido ser infectados, aunque desde Atención Primaria de León se están haciendo PCR a las personas que se hayan relacionado de alguna forma para aumentar la seguridad y garantizar que no se escape ningún posible positivo. Así ha ocurrido en los brotes de La Vecilla y Villoria, donde también fue clave que las primeras personas que tuvieron sospechas de tener la enfermedad se confinaron antes incluso de que se verificara, por lo que se interrumpió la transmisión del coronavirus.

Todos los contactos a los que se les hace la prueba molecular deben quedarse también confinados dos semanas aunque la PCR haya resultado negativa, puesto que es posible que se realice el estudio en los días ventana, es decir, en los que el virus aún no se detecta, puesto que aparece en este tipo de pruebas a partir del tercer día desde el contagio.

De esta forma, los 61 rastreadores del Área de Salud de León (toda la provincia menos la comarca del Bierzo) pueden controlar de forma exhaustiva los brotes o positivos que vayan surgiendo. Para ello están también coordinados con el Servicio Territorial de Epidemiología, puesto que es este el que a su vez informa a otras áreas de salud dentro de la comunidad o de otras para seguir el rastro del virus si ha habido contactos con personas que están fuera de León. Pero también en el caso de que hayan viajado en transporte público o privado, de ahí que en ocasiones se haya tenido que recurrir a Alsa, Renfe o Blablacar para buscar posibles contagiados.

Ha habido varios casos así en la provincia, como un joven que llegó desde Reino Unido hasta Madrid, y de ahí en Blablacar hasta la capital leonesa. Otro, que voló también desde las islas británicas, viajó hasta Barajas y de ahí en autobús hasta el Bierzo. En ambos casos, no contagiaron a nadie más, por lo que se quedaron en un susto.
Volver arriba
Newsletter