Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
El partido que nadie se quiere perder

El partido que nadie se quiere perder

DEPORTES IR

Colas para conseguir una entrada para el partido ante el Hércules. | SD PONFERRADINA Ampliar imagen Colas para conseguir una entrada para el partido ante el Hércules. | SD PONFERRADINA
A. Cardenal | 24/06/2019 A A
Imprimir
El partido que nadie se quiere perder
Fútbol / Segunda División B Con pie y medio en Segunda tras la contundente victoria en el Rico Pérez (1-3), cientos de personas hacen cola desde primera hora en El Toralín para conseguir su entrada
La fiebre blanquiazul ha contagiado a toda Ponferrada. La contundente victoria (1-3) de la Deportiva en el partido de ida de la final del ‘playoff’ ha desatado la locura en una ciudad que no quiere perderse el último empujón hacia la división de plata.

Si ante el Cornellà y Cartagena los aficionados se volcaron desde el primer momento y las colas para conseguir entradas se convirtieron en el paisaje habitual de los aledaños del Toralín, este lunes, día en el que salía a la venta las entradas del próximo sábado, la expectación ha superado cualquier expectativa.

Casi una hora antes de que abrieran las oficinas más de medio centenar de personas ya aguardaba pacientemente en el exterior del estadio, un número que no está dejando de crecer con el paso de las horas.

Así, la fila, durante las primeras horas de la mañana, llegó a cruzar todo el fondo Fondo Sur, la mejor prueba de la confianza de una afición que no se quiere perder el choque que salvo debacle –el Hércules necesita marcar como mínimo tres goles para darle la vuelta a la eliminatoria–, certificará el regreso de la Ponferradina a Segunda División tras tres años en la división de bronce.

Dada la respuesta de la primera jornada de venta de entradas, todo hace indicar que El Toralín colgará el cartel de ‘no hay entradas’ antes incluso del día del choque.

Comunión absoluta


El duelo ante el Hércules promete ser el culmen una temporada en la que la relación entre el club y su afición, tras el ambiente enrarecido de los tres últimos años, vuelve a ser la de sus mejores años.

En los últimos partidos de Liga El Toralín ya rozó los 8.000 espectadores y en el ‘playoff’ se ha mantenido una tendencia que ha convertido el feudo berciano en una pesadilla para los rivales de la escuadra blanquiazul.
Volver arriba
Newsletter