Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 20 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

El oráculo

El oráculo

EL BIERZO IR

Ampliar imagen
Casimiro Martinferre | 20/04/2015 A A
Imprimir
El oráculo
Serial Territorio «Saldrá adelante, es muy fuerte. Descansa un poco, mujer, la existencia se te ha ido en tejer»
-Dime, gigantón, ¿quién tiene los ojos más bellos?

-Desde luego tú no, arrugada. Angelita los tiene, como gemas azul celeste, pero también los más desdichados.

-Sí. ¿Podrías desvelarme su porvenir?

-Saldrá adelante, es muy fuerte. Descansa un poco, mujer, la existencia se te ha ido en tejer. Te he visto así desde cría, y aún sigues aferrada a las agujas. No avanzaste, ahora ya es tarde…

-Mira quién habla, peñasco vegetal. No me dejaron crecer. Mis afanes aprovecharon sólo a los demás, nunca tuve espíritu. Fui puente por el que cruzaron en tropel.

-Tu muerte en vida, sirvió para prolongar otras.

-¿Prolongarlas hacia dónde? No les arriendo las ganancias.

En ese momento dos cuervos se posaron en las ramas.

-Ya llegaron los correveidiles, pajarracos de mal agüero. Tienen más siglos que tú, carcamal de ramas huecas.

-Déjalos, antigua, que me traen noticias del mundo.

-¿Noticias del mundo? ¿Cuántas novedades piensas que van a contar? No soy ni la décima parte de longeva que tú, y sin embargo sé que nada nuevo hay bajo el sol. El sino del hombre es construir castillos en el aire, siempre con las mismas piedras, siempre con final ruin.

-Exacto, reflejos en espejos rotos. Aunque soy menos necio de lo que crees: supe el día que vendrías, podría decirte el instante en que partirás.

-Bonito adivino. No dejaré este mundo ni un segundo antes de tiempo, y cuando llegue ese momento: ¡bendito sea y al fuego conmigo!, porque desconozco qué pinto aquí. Mis alientos los he dedicado a otros.
-Ya premiarán el sacrificio. Perdurarás en los seres queridos.

-¿El paraíso eterno, frailón? ¡Guapo negocio, no haber vivido! El único festín en que participaré, el de los gusanos. Casi prefiero el fuego, ¡fuego, ceniza, la nada!

-Quizás mañana te cuente algo respecto a eso, ochentona.

-Lindo brujo. Lo que mañana dirás, cabrá en el pequeño hoyo que le encargué al sepulturero. Soy la última, después de mí nadie. ¿Quién vendrá a conversar contigo cada tarde, alimento de lumbre, cuando yo falte? ¿Quién impedirá que te talen? Sabrás de la soledad.

-Llevo solo mil años. Echaré de menos la niña que hay en ti.

-Zalamero paticorto. Adiós.

-Adiós.

Librán, junio de 1985




Volver arriba
Newsletter