Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

'El nido de la cigüeña' pasa por el taller

'El nido de la cigüeña' pasa por el taller

EL BIERZO IR

El hueco del árbol en la plaza de Columbrianos con el tronco al fondo, protegido por plásticos. | D.M. Ampliar imagen El hueco del árbol en la plaza de Columbrianos con el tronco al fondo, protegido por plásticos. | D.M.
D.M. | 21/05/2019 A A
Imprimir
'El nido de la cigüeña' pasa por el taller
Arte El simbólico árbol tallado de la plaza de Columbrianos se somete a un saneamiento porque el paso del tiempo, la humedad y las plagas lo ponen en riesgo de caída
Es una obra de arte y naturaleza muy simbólica y querida por los vecinos de Columbrianos y reconocida también por los usuarios de la vía que une Ponferrada con la ruta de Cabañas Raras, Sancedo, Vega de Espinareda, Fabero etcétera que la ven en la plaza al pasar a su lado por carretera .

‘El nido de la cigüeña’ o ‘Danza nupcial’, son los nombres con los que se conoce la obra tallada sobre el tronco de un árbol centenario que representa un mensaje de bienvenida con un niño al pueblo de Columbrianos y un nido con dos cigüeñas que parecen concentradas en su ritual de pareja, ajenas a las miradas de quien las contempla.

Ahí lleva desde hace años la escultura, desde que el artista Víctor Lobato ‘Rixo’, tras un encargo de la Junta Vecinal, y después de haber colocado otra gran escultura junto al centro cívico, plasmó en el tronco este homenaje a esas aves que cada año vuelven al Bierzo tras viajar por buen parte del mundo y que componen estampas tan características de los campos y pueblos de la comarca.

Sobre ese negrillo hacían sus nidos las cigüeñas y Columbrianos no quiso olvidarlo. Pero el tronco del árbol ha sufrido en los últimos años las consecuencias del paso del tiempo, la humedad y las plagas de insectos y hongos, que han ido pudriendo la madera por su base «y ponían al árbol en una situación de peligro, con riesgo que caerse al no estar bien amarrado», explica el presidente de la Junta Vecinal de Columbrianos, Andrés Buelta.

Así pues, con una subvención del Plan de pequeñas Obras del Consejo Comarcal para juntas vecinales, Columbrianos ha decidido reparar uno de sus emblemas. Un trabajo que desarrollará el propio artista Rixo «saneándola y rellenando con materiales adecuados la parte hueca dañada para volver a colocar la escultura donde estaba.

Los árboles tallados del Bierzo, una tendencia que se inició hace un par de décadas, conforman desde el pasado año incluso una ruta turística que el Consejo Comarcal del Bierzo inventarió en un trabajo audiovisual para poner en valor estas obras que vinculan arte, artesanía, oficio y naturaleza y que tratan de reflejar el simbolismo de los árboles centenarios para los pueblos bercianos y sus gentes.
Volver arriba
Newsletter