Publicidad
El misterio de Blanqui

El misterio de Blanqui

ACTUALIDAD IR

En 2001 la confundieron con una mujer aparecida en una playa cántabra, pero las pruebas de ADN descartaron que se tratase de Blanqui. | L.N.C. Ampliar imagen En 2001 la confundieron con una mujer aparecida en una playa cántabra, pero las pruebas de ADN descartaron que se tratase de Blanqui. | L.N.C.
Fulgencio Fernández | 02/09/2020 A A
Imprimir
El misterio de Blanqui
Sociedad Desapareció en 1995 de su domicilio en León, fue confundida con la Dama del Camello en 2001 y un año antes se había hecho unos análisis con su nombre, pero nada más se supo y perdieron la esperanza de que regresara cuando no vino al entierro de su padre, en 2006
“Ha aparecido Blanqui” era la frase que corría de boca en boca y de whatsapp en whatsapp en Sahelices de Sabero, el pueblo del que es originaria Blanca Mabel Otero Álvarez, aunque nacida en Argentina, país donde había emigrado parte de su familia.

Y es que desde 1995 estaba desaparecida Blanca Mabel, aunque no fue hasta 1997 cuando se denunció su extraña desaparición. Nada más se supo de ella aunque en 2001 se creyó que era la llamada ‘Dama del Camello’, pues apareció un cadáver en la playa cántabra de El Camello y la descripción ofrecía un asombroso parecido con la leonesa, pero no era, se comprobó con las pruebas de ADN y pasó a ser recordada como ‘la falsa dama del camello’. Pero ella seguía desaparecido.

Hasta que este lunes salta a todos los medios de comunicación y los telediarios de todas las cadenas una extraña noticia: “Localizan viva en Siero (Asturias) a una mujer desaparecida en León en 1995”. Se van sucediendo las noticias sobre este extraño caso de una mujer a la que los vecinos conocían como Eva, que trabajaba atendiendo a ancianos o paseando mascotas, de vida normal. “Al entrar en su domicilio, la encontraron deshidratada y desorientada. Al comprobar su identidad, descubrieron que se trataba de una mujer que había desaparecido hace 25 años en León”. Pero no se llamaba Eva sino Blanca Mabel Otero Álvarez.

Tan misteriosa como su aparición había sido su desaparición. Su familia no la entendía. Trabajaba en León donde vivía con una compañera de piso, regresaba con frecuencia a Sahelices de Sabero para visitar a sus padres, a los que estaba muy unida, y a sus hermanos. Pero el 30 de noviembre de 1995, extrañado de que no hubiera ido el fin de semana a Sahelices, su hermano va a buscarla al piso y se encuentra con que había pedido la cuenta en la empresa y se había ido… hasta hoy.

La buscaron por todas partes, incluso acudieron al famoso programa televisivo de Paco Lobatón… pero Blaqui no daba señales de vida y en 1997 su madre puso la denuncia por desaparición, también sin ningún resultado.

En 2001 ocurrió el mencionado suceso de ‘la Dama del Camello’; malentendido justificado en el increíble parecido físico entre el retrato robot de la mujer aparecida en la playa cántabra y la imagen que recordaban de Blanca Mabel Otero. Pero las pruebas de ADN no dejaron ningún lugar a dudas y se descartó que Blanqui hubiera muerto pues la familia siempre mantuvo la confianza en que se hubiera ido de forma voluntaria. La esperanza de que estuviera viva se alimentó cuando supieron que se había hecho unos análisis de sangre en un hospital asturiano, pero fueron a buscarla “y desapareció” y posteriormente cuando recibieron una carta suya con una foto en la que les pedía que no la buscaran más.

La última esperanza de que Blanqui regresara fue en 2006 y era una triste esperanza. Su padre enfermó de cáncer, del que falleció, y la familia pensaba que si Blanqui vivía y se enteraba seguramente regresaba a la casa familiar y a ver a su padre. No fue así. Su madre, que aún vive y está en la actualidad en una residencia de ancianos en Asturias, llevó un duro golpe en sus esperanzas de que regresara.

Y después llegó el silencio hasta que este lunes saltó a todos los noticiarios la noticia de la extraña aparición de Eva en Asturias. Noticia celebrada por los parientes que aún le quedan en Sahelices y más aún por sus parientes más cercanos que, informaba la prensa asturiana, “ se desplazaron ayer a las dependencias policiales sierenses para agradecer en persona las diferentes gestiones realizadas para localizarla y la asistencia humanitaria ofrecida”.

Blanca Mabel nació en Quitilipi (Argentina) en 1952 y con 21 años y la carrera de Magisterio acabada regresó a España y a Sahelices, donde llevó una vida normal, que es la misma definición que ofrecen sus vecinos asturianos, que recuerdan que hace unos días se quejaba de un fuerte dolor en las piernas y por ello se alarmaron al dejar de verla.

El misterio de Blaqui tuvo final feliz y tal vez ella cuente qué ocurrió o prefiera que todo siga siendo un misterio, como lo ha sido en estos 25 años.
Volver arriba
Newsletter