Publicidad
El libro de familia

El libro de familia

OPINIóN IR

03/05/2021 A A
Imprimir
El libro de familia
Aunque no es el momento más apropiado para celebrar bodas y las leyes sobre este asunto tampoco son el mejor argumento para dar el paso en el caso de muchas parejas que tienen dudas, algún que otro matrimonio se sigue formando incluso en tiempos de pandemia. Y para ellos hace unos días se emitieron los últimos libros de familia en papel, fruto del proceso de modernización y digitalización en virtud de la nueva ley del Registro Civil que fue aprobada en 2011 durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y que tras varias prórrogas se ha consumado.

Antes de que piense a qué viene recordar a este medio leonés, le diré que al final de la columna lo entenderá perfectamente. Y comprenderá por qué a partir de ahora el libro de familia con portadas azules y el escudo de España marcado en dorado que muchos tenemos en casa pase a ser historia, suplantado por una inscripción electrónica de carácter personal e individual que nace y muere con el sujeto al tiempo que se produzcan ambas circunstancias. Y, entre medias, las más relevantes. Dicen.

Hablando de la desaparición del libro de familia me cuenta un funcionario al servicio de la Administración de Justicia anécdotas que yo no le debo contar y los problemas que van a surgir cuando se confía todo a la informática, especialmente cuando en digitalización vamos a la cola porque los sistemas fallan o porque el ciudadano medio no sabe ni por dónde empezar cuando le hablan de certificados electrónicos, huella digital, buzón virtual o gestión telemática. Imagínese el vecino rural...

El problema, además de las dificultades de mucha gente para acceder a los sistemas electrónicos, va a ser el día que falle la nube. Verá usted qué risa cuando un tipo tenga que buscarse la vida para demostrar que es hijo de no sé quién, que estaba casado con no sé cual o lo que sea. Pero el individualismo, la deslealtad y las ganas de querer cargarse a toda costa la familia tradicional llevan a estas cosas, como empezar llamando familia a cualquier cosa y acabar con el que durante más de cien años ha sido el documento que ha certificado los lazos familiares de los españoles.
Volver arriba
Newsletter