Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
El legado femenino 'sepultado' en el castillo

El legado femenino 'sepultado' en el castillo

EL BIERZO IR

El llamado cubo del duque, en el castillo viejo, el duque de Arjona don Fadrique encerró a su esposa Aldonza Mendoza. | D.M. Ampliar imagen El llamado cubo del duque, en el castillo viejo, el duque de Arjona don Fadrique encerró a su esposa Aldonza Mendoza. | D.M.
D.M. | 06/10/2019 A A
Imprimir
El legado femenino 'sepultado' en el castillo
Historia La profesora Nieves Fernández recoge y reivindica con un trabajo publicado en la revista 'Bierzo' la lista de mujeres vinculadas a la fortaleza como propietarias o residentes ilustres
«Siempre hablamos del duque de Arjona, del Conde de Lemos, pero ellas, las mujeres, también estaban ahí, también trabajaban por la comunidad y fueron muy importantes para el castillo de Ponferrada».

Nieves Fernández González, profesora de Filosofía, asturiana de nacimiento pero muy vinculada familiarmente al Bierzo, es la primera mujer que escribe sobre mujeres en la revista ‘Bierzo’, la publicación sobre investigación histórica que edita anualmente la Basílica de la Encina y en la que colaboran muchos investigadores e historiadores con artículos de análisis de distintas épocas.

Recién jubilada, «ahora tengo tiempo para escribir de lo que siempre me ha interesado, el papel de las mujeres en la historia, siempre tan ocultas y poco reconocido», explica.

Su artículo se titula ‘Damas propietarias y residentes del castillo de Ponferrada’ y es un relato de contextualización de todas esas mujeres que a lo largo de una la historia tuvieron un papel importante en la fortaleza, bien como dueñas de las misma, o como residente de especial relevancia. Hace un recorrido por los siglos XIV y XV, hasta que el castillo ya se incorpora a la Corona y pasará a ser propiedad de los Reyes Católicos y después sería su hija Juana I de Castilla quien se ocupe de su propiedad. Tras ella, el declive de la fortaleza en la Edad Moderna.

Y es que, ha visto como «el castillo nos interesa a todos, es algo que todos llevamos como un orgullo, pero se ha hablado poco de lo que las mujeres hicieron por él», nombres algunos más conocidos en la historia con mayúsculas, otros no tanto, como han sido la propia Isabel la Católica, Beatriz de Castro, Juana de Castro, Isabel de Castro, Leonor de Alburquerque, Aldonza Mendoza Leonor Pimentel o María Bazán.

Son mujeres cultas, con su propio dinero y propiedades, que trabajaron por su comunidad y ayudaron a culturizar la vida en el castillo Cada una tiene un especial vínculo y una aportación al castillo, entiende la profesora Nieves González «pero es muy difícil encontrar en las crónicas que gracias a alguna de ellas se impulsó uno u otro proyecto en el castillo». No duda, con ello, que «no son mujeres del común, son mujeres cultas, con su propio dinero y propiedades, que trabajaron por su comunidad ayudaron a culturizar la vida en el castillo».

Ha trabajado durante dos meses consultando libros y documentación tan conocida como Temas Bercianos o ‘El Castillo de Ponferrada’, así como la obra de Edward Cooper sobre los castillos señoriales de La Corona de Castilla y documentación histórica.

Para Nieve González, la Reina Isabel La Católica fue la que probablemente más hizo por el castillo de Ponferrada, cuando en su paso por la villa en camino a ganar el Jubileo a Santiago de Compostela en 1498 vio la gran cantidad de peregrinos que en ella paraban y por ella pasaban, «y se esforzó por nombrar alcaides dedicados a su cuidado desde entonces». Pero han llamado mucho su atención nombres como Aldonza Mendoza o Beatriz de Castro.

Aldonza Mendoza, que en 1405 se casa con Don Fadrique Duque de Arjona, un hombre con comportamiento «cruel con sus súbditos y con las mujeres de cualquier condición, solteras o casadas, de las que abusaba habitualmente, incluida su esposa» expresa en su artículo Nieves González. La llegó a encerrar dos años en el alcázar del Castillo Viejo, «que aún hoy se llama cubo del duque». Tras los ultrajes, Aldonza Mendoza pleiteó hasta lograr de manos del Rey la titularidad del castillo. Así, cree la autora que «debe permanecer en nuestra memoria cuando pensemos en el castillo, porque pese a que vivió momentos espantosos en sus muros, supo sobreponerse y exigir» lo que le correspondía.

Sobre Beatriz de Castro, hermana de este duque de Arjona, interesó a la autora del artículo el hecho de que los escritos históricos parecen culpabilizarla de una relación incestuosa con éste, su hermano.

El Conde de Lemos, Pedro Álvarez Osorio se interesó y se casó con ella dado su interés en el castillo de Ponferrada. Cuando el conde consigue la fortaleza en 1940, Beatriz se convierte en señora del castillo y lo será durante 15 años aportándole su blasón.

Más nombres de mujer y sus historias en la fortaleza, detalladas en este artículo que publica la revista Bierzo, que está a la venta en la basílica de La Encina y librerías.

Más nombres que la autora de este texto cree que deberían figurar en algún lugar de la fortaleza o hacérseles referencia en las visitas guiadas, de alguna manera, porque «su labor silenciada», a buen seguro contribuyó a engrandecer su entorno.
Volver arriba
Newsletter