Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

El Langui: "En el acoso escolar no hay chivatos, hay valientes"

El Langui: "En el acoso escolar no hay chivatos, hay valientes"

EL BIERZO IR

El Langui, junto al concejal de Bienestar Social Sigifredo Benavídes y el presidente de Cruz Roja, José Andrés Rodríguez. | A. CARDENAL Ampliar imagen El Langui, junto al concejal de Bienestar Social Sigifredo Benavídes y el presidente de Cruz Roja, José Andrés Rodríguez. | A. CARDENAL
Alejandro Cardenal | 07/05/2017 A A
Imprimir
El Langui: "En el acoso escolar no hay chivatos, hay valientes"
Sociedad El Langui participó este sábado en un encuentro contra el ‘bullying’ en Bembibre que recordó que son los niños los primeros que deben posicionarse en contra
El Langui lleva quince años demostrando que la única barrera que existe es la que se pone uno mismo. Consolidado ya como uno de los referentes del rap español y aprovechando el tirón que supuso su papel en ‘El chiringuito de Pepe’, el artista no ha dudado en convertirse en la imagen de la campaña ‘Se buscan valientes’ contra el acoso escolar.

Y es que antes de ser El Langui, Juan Manuel Montilla también fue niño; uno que por las trabas que supone una lesión cerebral provocada por falta de oxígeno durante el parto, se convertía ‘a priori’ en la víctima perfecta del bullying. Pero no fue así. «Mucha gente puede creer que por mi estado físico fui presa fácil de acoso, de insultos y de burlas cuando era pequeño; todo lo contrario. Tuve un montón de valientes a mi lado».

Son esos valientes los que buscó este sábado en Bembibre, en un acto enmarcado dentro de la campaña ‘El show no puede continuar’ de Cruz Roja en la capital del Bierzo Alto, un encuentro con los más jóvenes en los que el artista quiso dejar claro que son los propios niños los que tienen en su mano poner fin a cualquier tipo de acoso y frenar esas actitudes nocivas. «Cuando algún compañero mostraba un indicio de rechazo, se ponían a mi lado y decían ‘no’. Y si seguían, pues tocaba contárselo a los profesores o a los padres», apostilló.

Y es que el silencio es cómplice. «Posicionarse contra este tipo de conductas no es chivarse. No existen chivatos, existen valientes», recordó El Langui, que espera que la canción que se ha hecho viral sea una forma de concienciar a los más pequeños de la importancia de tener una actitud de rechazo hacia cualquier conducta que suponga menoscabar a un compañero.

En este caso, rap y conciencia social van unidos. Lo han estado siempre y lo vuelven a estar para luchar contra una lacra que se expande por los centros escolares de toda España. «El rap despierta. Antaño se le tenía miedo. Una canción de pop podía hablar de amor y desamor y una de rap te invitaba a reflexionar sobre lo que estaba pasando en la sociedad. El rap no tiene porque ser reivindicativo, pero el hip-hop nace en Estados Unidos como reivindicación social. Es un estilo que te da mucha libertad para decir cosas», sentenció.

Ahora, la pelota está en el tejado de padres y los docentes. Para El Langui, sobran datos y faltan valores. «Hay que seguir un temario, es totalmente necesario, pero también hay que inculcar responsabilidad moral», concluyó.
Volver arriba
Newsletter