Publicidad
El joven gordonés que esculpió la nieve

El joven gordonés que esculpió la nieve

CULTURAS IR

Sergio Canga junto a dos de los grandes personajes que realizó hace más de dos años, cuando una gran nevada de varios días cubrió toda la provincia. | L.N.C. Ampliar imagen Sergio Canga junto a dos de los grandes personajes que realizó hace más de dos años, cuando una gran nevada de varios días cubrió toda la provincia. | L.N.C.
Cristina Centeno | 10/08/2017 A A
Imprimir
El joven gordonés que esculpió la nieve
Muros de arte Sergio Canga se dio a conocer gracias a las impresionantes esculturas que hizo en su pueblo, Ciñera, durante la ‘nevadona’. Siempre le ha gustado dibujar y su última obra ha alcanzado repercusión nacional
Sergio Canga se dio a conocer hace algo más de dos años y medio, cuando León vivía pendiente del cielo y una gran capa de nieve cubría buena parte de la provincia. Lo hizo por diversión, o más bien por el aburrimiento que le provocó aquella ‘nevadona’, ya que no pudo salir a trabajar durante días y su imaginación comenzó a dar vueltas a las fórmulas de entretenimiento.

Su nombre empezó a sonar en León cuando hizo las grandes esculturas de nieve hace dos años y medio La encontró fácil. A Sergio se le ocurrió salir a hacer ‘muñecos’ de nieve, algo que no sería noticia de no ser por la originalidad de éstos. Lo que empezó por aburrimiento acabó siendo el gran atractivo de aquellos días en la provincia y las esculturas efímeras de nieve realizadas por Sergio en su pueblo, Ciñera, comenzaron a contarse por decenas: hizo un gnomo, un ‘minion’, Sticht, Snorlax, Hulk o al famoso Garfield, un enorme gato de casi dos metros de alto y tres de ancho que llamó mucho la atención.

Tanto éxito tuvieron sus trabajos, mucho más que simples muñecos de nieve, que le llamaron de la estación de esquí de Pajares para realizar allí alguna de estas esculturas, por lo que su iniciativa se dio a conocer también en Asturias, algo que él consideró como «un gran paso».

Gracias a la repercusión que tuvieron entonces estos grandes dibujos en la nieve, Sergio Canga se dio a conocer en toda la provincia y fueron muchos los que alabaron esta divertida iniciativa en unos días complicados en muchos pueblos del norte de la provincia, que sufrían los efectos de la nieve.

Mucho más que nieve

Pero la relación de Sergio Canga con la escultura y con otras facetas artísticas no llegó gracias a estos muñecos de nieve que convirtieron Ciñera en aquellos días en una especie de museo, si no que viene de mucho más atrás.

Siempre me gustó dibujar, desde pequeño, mi tío tallaba madera y me llamaba la atención«Siempre me gustó dibujar, desde pequeño», reconoce este gordonés al que le llamó la atención desde niño todo lo que tenía que ver con el arte. «Me gustaba hacer casetas y esas cosas y mi tío talla en madera, algo que siempre me atrajo», reconoce. Más tarde, comenzó sus estudios en la Escuela de Arte de León y empezó a moverse para tratar de hacerse hueco en un mundo «difícil», confiesa.

Participó en diferentes talleres y empezó a «abarcar más temas», tenía 19 años y «me vi muy metido y dije, esto es lo mío». Pero luego vino el lado malo al ver que no podía vivir de eso, «me desanimé un poco y busqué trabajo», confirma. Ahora es albañil, pero sigue empeñado en hacerse un hueco en esto del arte, algo que no dejó pese a tener que trabajar en otro sector, en el que actualmente se mantiene combinándolo con los diferentes encargos que le hacen. Hace trofeos, pinta con diferentes técnicas, también se ha animado con la decoración de camisetas o gorras... «las cosas que van surgiendo», asegura.

En uno de esos encargos, Sergio Canga se animó a empezar a utilizar los sprays, algo que «siempre me gustó pero nunca me atrevía, porque veía que era difícil», reconoce. Eso fue hace dos años, y desde entonces ha ido cogiendo técnicas y participando en diferentes eventos con otros grafiteros de la provincia, con los que ha ido «aprendiendo».

Un homenaje al amor

Precisamente, con spray ha realizado su último trabajo, que está teniendo tanta o más repercusión que sus esculturas en la nieve: un homenaje a casi 80 años de amor de Sinesio y Socorro, una entrañable pareja que muchos leoneses tienen en su memoria y que realizó en Ciñera basándose en una fotografía que vio en las redes sociales, donde conoció su historia.

Está justo en el camino que baja del Faedo, por lo que ha atraído las miradas de todas las personas que pasan cada día por ese hayedo. Es un homenaje a una de las parejas más entrañables de la capital leonesa, la formada por Socorro y Sinesio. Sergio Canga no les conoció personalmente, pero les vio pasear agarrados en muchas ocasiones cuando estudiaba en la Escuela de Arte de León. No supo de ellos hasta que más tarde, a través de Facebook, vio una foto y se le ocurrió la idea de que fueran los protagonistas de su dibujo en ese enclave tan visible de Ciñera. «Pedí permiso al autor de la foto, me lo dio y no pensé en más dibujos», reconoce Sergio Canga, que homenajea con él a esta pareja que lleva cerca de 80 años compartiendo su vida. Ahora, Socorro y Sinesio continúan juntos, en una residencia, y los nietos se han puesto en contacto con Sergio para agradecerle la realización de este dibujo, que ha tenido una gran repercusión mediática tanto a nivel provincial como, incluso, nacional.

Sobre los sprays y el mundo del grafiti quiere seguir aprendiendo, lo hará a buen seguro los próximos días en La Bañeza, donde participará por primera vez en el Art Aero Rap, el evento más potente de esta temática en la provincia en el que participarán más de 70 artistas urbanos.
Volver arriba
Newsletter