Publicidad
El informe de Proyecto León

El informe de Proyecto León

OPINIóN IR

19/11/2020 A A
Imprimir
El informe de Proyecto León
Proyecto León, el colectivo que ha producido más de 50 informes-propuesta durante 12 años, acaba de hacer público un demoledor análisis económico basado en datos del padrón municipal, la Contabilidad Nacional de España, la Seguridad Social y el Instituto Nacional de Estadística. En el documento se hace un examen numérico de la prosperidad durante el estado autonómico en función de los tres parámetros clave: renta, empleo y población.

Para dar una visión global, Proyecto León ha tomado los datos de España, de sus autonomías y de las regiones leonesa y castellana, ordenándolas de mayor a menor en su evolución. Igualmente ha tomado los datos por separado de León, de Zamora y de Salamanca comparándolos con los de provincias similares a cada una de ellas, formando así tres cohortes. Los resultados son concluyentes. La población de la Región Leonesa es la última de España en evolución demográfica (1986-2019). Es la penúltima, empatada con Asturias, en la evolución de cotizantes a la Seguridad Social (1999-2019). El PIB per cápita, que se utiliza para medir la renta, es un 19% inferior al castellano y solo supera a los de Ceuta, Melilla, Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha. No hay una región más pobre que la leonesa en la mitad norte de España.

El análisis provincial permite saber que León tiene una evolución poblacional deplorable respecto a Navarra, Cantabria y Valladolid, de similar dimensión. En el mismo caso se encuentra Zamora comparada con Segovia, Soria, Ávila o Palencia. En Salamanca pasa lo mismo cotejando los datos de Álava, La Rioja o Burgos, que son similares. En cuanto a la Población Activa Ocupada (empleados entre 1982-2019), la situación es similar en León y Zamora, pésima. Salamanca evoluciona algo mejor que Burgos en su cohorte de empleo. Pero al llegar al PIB per cápita, Burgos aventaja a Salamanca en renta un 30% referenciado a la media de España: 112% frente al 83% de los del Tormes. Los casos de León y Zamora son aún más lamentables.

Globalmente se aprecia que en esta autonomía hay dos regiones que caminan por separado: una se encuentra en la España rica, con provincias que superan la media de renta nacional, que es la Castilla de 6 provincias; la otra es una de las regiones más deprimidas de Europa desde la creación de la Junta de Castilla y León: la Región Leonesa. Los datos no engañan, nos encontramos ante una autonomía fallida y desequilibrada, un problema estructural del Estado que tiene solución: la supresión del ente fallido y la creación de dos nuevas autonomías que respeten la singularidad de la Región Leonesa y mantengan la prosperidad de la Región Castellana.
Volver arriba
Newsletter