Publicidad
El Hospital inicia la búsqueda de pacientes con hepatitis C que no se han vuelto a tratar

El Hospital inicia la búsqueda de pacientes con hepatitis C que no se han vuelto a tratar

ACTUALIDAD IR

El Hospital de León ya ha curado a más de 600 personas con hepatitis C. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen El Hospital de León ya ha curado a más de 600 personas con hepatitis C. | MAURICIO PEÑA
Sergio Jorge | 30/04/2018 A A
Imprimir
El Hospital inicia la búsqueda de pacientes con hepatitis C que no se han vuelto a tratar
Sanidad El Servicio de Digestivo estima que puede haber más de 200 personas que aunque están diagnosticadas no acuden al médico pese al éxito de los nuevos fármacos
El éxito de los nuevos medicamentos contra la hepatitis C es incontestable, tanto en el conjunto del país como en el caso de los pacientes del Complejo Asistencial Universitario de León (Caule), donde han sido tratadas más de 600 personas con un porcentaje de curación superior al 97 %. Pero aún quedan muchos casos por resolver, de ahí que el Hospital haya iniciado un plan de búsqueda activa para encontrar a todos los enfermos que, aunque están diagnosticados, no han vuelto a las revisiones ni a ningún médico. Así lo explica el jefe del Servicio de Digestivo, Francisco Jorquera, quien resalta que puede haber entre 200 y 250 personas en esta situación.

Estos pacientes siguen sintiendo prejuicios pese a que la sociedad ya se ha abierto ante la enfermedad «Se trata de pacientes que están detectados por el sistema pero que por diversos motivos no han vuelto a ir al médico», explica Jorquera, quien asume varios factores por los que estos enfermos no han querido ser tratados, desde «los prejuicios que siguen sintiendo, que creen que la enfermedad es incurable o el miedo a los anteriores fármacos, que hicieron que muchos lo pasaran muy mal». De hecho, son pacientes que fueron diagnosticados hace décadas pero ahora «hay que recuperar su confianza», destaca el responsable de Digestivo del Hospital de León.

Este plan, ya iniciado, cruza los datos que hay de estos pacientes en el Hospital con los registrados en Atención Primaria, y pretende que vuelvan a los especialistas del Complejo para que se les pueda explicar «las ventajas de los nuevos tratamientos» y su alta eficacia.

Jorquera reconoce que sigue habiendo «un estigma» con estos pacientes, pese a que las campañas en los medios de comunicación han ayudado a «abrir la mente». «No se dice abiertamente que se tiene hepatitis C», afirma.

Muchos lo pasaron mal con los antiguos fármacos, pero también los hay que creen que aún no existe curación Por eso no es extraño que siga habiendo no solo pacientes que se han vuelto a tratar, sino que también los hay que aún no saben que tienen esta enfermedad. Por este motivo, desde el Hospital también se está buscando en grupos de alto riesgo, es decir, personas que están fuera del sistema de salud o que por su condición pueden ser considerados un foco de la infección, como por ejemplo los reclusos del centro penitenciario de Mansilla de las Mulas, donde según la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C de León, el 25 % de los internos tiene esta enfermedad. Pero también se pretende llegar a otros colectivos, como prostitutas, drogadictos y personas marginales, de ahí que el Hospital está en relación directa con estos colectivos para poder atajar el problema y que puedan ser tratados.

Para ello, se está hablando ya con asociaciones cercanas a estos grupos para que transmitan que no hay barreras y puedan ser analizados y tratados en el Complejo Asistencial Universitario de León, para así tener una relación natural con los posibles enfermos.

Y es que en esta situación podría haber medio millar de personas, lo que unido a los más de 200 que han abandonado cualquier tratamiento, son cifras superiores incluso a los ya tratados en el Hospital, por lo que si se detectan, se podrían evitar problemas mayores en todos estos pacientes.

Una curación que ya es rentable para el sistema

Una de las claves para defender la aplicación de los nuevos medicamentos, al margen de su eficacia, es la cuestión económica. Pese a que el coste de los fármacos eran al principio desorbitados, y luego poco a poco bajaron de precio, el Gobierno se ha gastado más de 1.200 millones de euros en la compra de los tratamientos para curar a más de 100.000 personas en todo el país.

«Pero ya se está recuperando la inversión», apunta el jefe del Servicio de Digestivo del Hospital, Francisco Jorquera, quien recuerda que los gastos del sistema de salud de cualquier comunidad es muy alto cuando estos pacientes tienen que ser tratados por las consecuencias de la hepatitis C, sobre todo en los casos de cirrosis y en los de cáncer hepático, que se eliminan drásticamente para los casos tratados con los nuevos fármacos.

Jorquera señala además otra cuestión capital, como son los casos de enfermos de hepatitis C que han salido de las listas de espera de trasplante de hígado, donde se ha dejado un hueco de al menos un 25 % para otras personas, que pueden así optar a estas operaciones pero que antes producía numerosas muertes antes de producirse la intervención quirúrgica.

«Pocas veces un esfuerzo económico del Estado ha revertido tan rápido en el sistema», explica Jorquera, quien recuerda que hay estudios que avalan este ahorro pese a que la inversión ha sido muy abultada.

Pero para evitar que los casos aumenten y, sobre todo, se incremente el número de personas que son tratadas por problemas derivados de la hepatitis C sin recibir los nuevos fármacos, Jorquera explica que se está pidiendo desde varios colectivos tanto sociales como médicos que el Estado inicie el cribado universal y se pongo coto a la enfermedad en Atención Primaria, antes de que los problemas sean mayores para los afectados.

De hecho, desde la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C (Plafhc) aseguraban esta semana que siete de cada diez enfermos no sabe aún que tiene esta dolencia.
Volver arriba
Newsletter