Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
El gochín

El gochín

OPINIóN IR

05/12/2017 A A
Imprimir
El gochín
El no hacer nada, ver como la vida pasa como secuencias fotográficas dedicadas al vacío que recorre la ciudad esquilmada, los mayores pasean en busca de recuerdos, añorando anécdotas vividas y mil veces contadas, brilla el sol en una mañana fría que por fin las nieves cubren las montañas, la bufanda anudada al cuello, tiritando las arrugas que se juntan como si de una sola se tratara, necio el comentario se despacha en tono conservador, más vale lo malo conocido que lo bueno por venir, por lo menos cobramos puntualmente la paga lograda por tantos años dedicados a la causa.

Pero cuando El Gochín rosáceo de cerámica avisa que ya no puede ofrecer más, que es cierto que en su día estaba casi lleno pero cambió de manos como hucha heredada por si vienen mal dadas, la empezaron a saquear, primero para pagar deuda pública y después a hacer frente al pago de las pensiones, y ¿ahora qué?.

Un Gobierno que en los últimos años no ha hecho nada para remediar tal enjundia, avisa que el sistema es insostenible y que la clase trabajadora debe tener cubierta su pensión contratando planes privados que es lo más seguro para todos, que es lo que se lleva ahora y así poder dejar tranquilo al estado para acometer otras funciones más importantes como el meter el miedo a los mayores para asegurarse su voto y perpetuarse en el poder por los siglos de los siglos.

Las últimas reformas laborales han conseguido degradar el empleo ocasionando que los ingresos por cotizaciones aporten cada vez menos recursos a la Seguridad social, mal camino escogido por un Gobierno ineficaz, con políticas antisociales que lo único que aportan es mayor desigualdad, mayor pobreza y un futuro incierto para que las abuelas del mañana ya no puedan mantener a sus nietas ni así mismas. El esfuerzo pasa por convencer a los que defienden el progreso desde el ámbito de una economía feminista y cambiar el color azul por el verde esperanza.
Volver arriba
Newsletter