Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
El fuego bacteriano vuelve a lanzar su amenaza sobre los frutales bercianos

El fuego bacteriano vuelve a lanzar su amenaza sobre los frutales bercianos

ACTUALIDAD IR

Fuego bacteriano en un árbol de una plantación del Bierzo central. | Estación de Avisos Ampliar imagen Fuego bacteriano en un árbol de una plantación del Bierzo central. | Estación de Avisos
D.M. | 18/06/2019 A A
Imprimir
El fuego bacteriano vuelve a lanzar su amenaza sobre los frutales bercianos
Campo La Consejería de Agricultura recomienda tratamientos, podas y arranque de árboles para evitar contagios de unas parcelas a otras
La plaga del fuego bacteriano vuelve a amenazar a frutales de la comarca del Bierzo. La estación de Avisos Agrícolas de la Consejería de Agricultura de la Junta alerta de que las previsiones meteorológicas para esta semana son de lluvias y tiempo cálido y por tanto «condiciones muy favorables para el desarrollo de infecciones de esta enfermedad» en los frutales de pepita, es decir perales, manzanos y membrilleros.

Justos en estos días se observan fácilmente los síntomas del ataque de la bacteria Erwinia amylovora que causa esta enfermedad de los árboles. Los ejemplares infectados presentan «ramas secas, con hojas marchitas que no se desprenden y que toman un color pardo o negro en los perales, y rojizo y castaño en el caso de los manzanos y membrilleros.

La Estación de Avisos Agrícolas del Bierzo recuerda que el fuego bacteriano de los frutales es una «gravísima enfermedad, capaz de matar a un árbol afectado en pocas semanas. 

Por esa razón, desde el laboratorio se recomienda a todos los fruticultores que revisen sus plantaciones en busca de árboles infectados y procedan a aplicar cuanto antes una materia activa que reduzca el riesgo de infección.

Deberán también podar y sanear cuanto antes los árboles afectados. En los que tengan poca afección, los fruticultores deberán eliminar mediante poda las partes afectadas hasta 40 o 50 centímetros más abajo del límite inferior de la infección. Para localizar el límite es necesario pelar la corteza de las ramas o tronco afectado, y localizar el punto en el que la madera se ve sana, de color verde y blanco bajo la corteza.

La madera enferma presentan, por su parte, colores anaranjados, rosados, verde anaranjado, estrías naranjas, y tejidos acuosos, explican desde el laboratorio de análisis.

También es necesario desinfectar las herramientas de poda al pasar de un árbol a otro con lejía rebajada al 50 en agua, después con alcohol y después con flameo del instrumental.

La indicación es también arrancar completamente aquellos árboles que ya no es posible salvar por encontrarse muy afectados y eliminar los rebrotes de floración en parcelas cercanas, ya que es un punto atractivo para las bacterias.
Volver arriba
Newsletter