Publicidad
El Encuentro

El Encuentro

OPINIóN IR

21/09/2022 A A
Imprimir
El Encuentro
Sabes de sobra que soy de los que viven la Semana Santa intensamente –más de la cuenta, incluso– a lo largo de todo el año; y, como yo, otros muchos… y cada vez más. Y, lo mismo que aquí, ocurre en otros lugares, claro… Siempre es buen momento para ‘enredar’ con cuestiones cofrades, ya sabes…

Supongo que, tal vez por ello, los Encuentros hayan sido uno de mis grandes descubrimientos semanasanteros: cientos de cofrades de toda España reunidos en un mismo lugar –que, además, es una buena ocasión para visitarlo– en torno a nuestra gran pasión, aprendiendo los unos de los otros, poniendo en común impresiones sobre cuestiones que –más allá de lo local– nos afectan a todos, intercambiando publicaciones –carteles, revistas…– y conociendo mejor otras Semanas Santas. Pero, por encima de todo, reencontrándote con un montón de gente –algunos, muy buenos amigos– con la que, en su mayoría, no coincides desde el año anterior, y conociendo a quienes se incorporan a la ‘familia’ de los Encuentros; formando improvisadas tertulias de pasillo… y de bar, que se acaban prolongando en el tiempo… Y, sí, sin olvidar conferencias y mesas redondas, cultos y actos culturales, exposiciones, visitas a templos y casas de hermandad… o la ya habitual procesión.

El primer Encuentro en el que participé fue en el de Ponferrada, en 2001. Supe de su existencia gracias a Carlos García Rioja, que me lo sugirió; decidí probar y… desde entonces y hasta la fecha, he tenido ocasión de asistir a todos. Veinte serán con el de León, que está llamado a ser muy especial –y eso que no todo va a salir como yo hubiera querido–: es el primero desde 2019 –tras la irrupción de la pandemia de covid-19– y, además, en casa.

Mañana arranca el 33 Encuentro Nacional de Cofradías que, hasta el próximo domingo, convertirá a León en epicentro del mundo semanasantero español, y en el que los asistentes, llegados de diferentes puntos de la península, podrán comprobar lo que significa para esta tierra nuestra celebración pasional.
Volver arriba

Newsletter