Publicidad
El ejemplo de los sanitarios

El ejemplo de los sanitarios

OPINIóN IR

13/03/2020 A A
Imprimir
El ejemplo de los sanitarios
Por mal que vayan las cosas no pueden recluirse en casa para intentar evitar contagios, deben seguir al pie del cañón y con más carga que nunca. No es una opción recurrir al teletrabajo, es más, tendrán que trabajar al lado de la enfermedad y acudir cada día al lugar donde más opciones tienen de caer también ellos. En el momento en el que más se les necesita y más presión pueden ejercer, no se oye a nadie reclamar ni amenazar con parones aprovechando la situación, sino que cancelan días de vacaciones o permiso y se quedan más horas de las que están obligados si es necesario. Si alguien comete la irresponsabilidad de creer que anularle las clases es darle unas vacaciones y simplemente cambia de sitio la reunión que tendría lugar en el colegio o universidad, o decide que es buen momento para irse de viaje, serán ellos quienes asuman e intenten paliar las consecuencias, creciendo con cada caso el riesgo de terminar también infectados. Por muchas precauciones que tomen, cuando acabe su día de trabajo siempre se irán con la duda de si ese día se habrán contagiado, de si pueden tratar con normalidad a su familia y a sus amistades.

Me refiero a los sanitarios. Esos que, en esta situación en la que todo el mundo debe arrimar el hombro, llevan dando el callo desde hace semanas y seguirán haciéndolo de la misma forma contra viento y marea.

Porque cuando te pidan responsabilidad y precaución, no es sólo por ti. Nadie dice que tú, que estás leyendo esto y por edad y antecedentes crees que la cosa no iba a ir más allá de tres o cuatro días con fiebre y malestar, estés equivocado con respecto a ti. Es una cuestión de respeto, de solidaridad con los demás, de no acabar propagando el virus y que llegue a esos sectores de riesgo en los que las consecuencias van a ser mucho más graves. De no seguir cargando de trabajo a esas personas de los hospitales y que, quienes de verdad lo necesitan, puedan recibir los mejores cuidados. Frenar esta epidemia también depende de nosotros, aunque conociéndonos, no sé si eso es positivo...
Volver arriba
Newsletter