Publicidad
El ejemplo de las gallinas

El ejemplo de las gallinas

OPINIóN IR

28/09/2020 A A
Imprimir
El ejemplo de las gallinas
Como ocurre con los balances de población, lamentablemente, el saldo entre el número de jóvenes que entran y salen de nuestra provincia es negativo. Aunque lo leyera el fin de semana, la noticia no es nada nuevo para un León que se desangra poco a poco porque los que no tienen mucho apego a su tierra se van lejos. O no vuelven al terminar sus estudios fuera como hemos hecho muchos.

Esto que para algunos es un privilegio, el ir a estudiar a otra provincia, incluso al extranjero, y volver a casa con la carrera terminada y ponerte a abrir tu propio negocio, a trabajar en una empresa de tu provincia o a tirar por la empresa familiar que ya estaba ahí, todo eso para mucha gente es entendido como un fracaso. Tal vez usted sea de los que piensa así y como todas las opiniones son respetables no le voy a decir nada, pero es probable que gracias a eso, entre otras cosas, estemos como estamos.

Un estudio de la Asociación de Geógrafos Españoles posiciona a Castilla y León como «fábrica de talentos» al ser el territorio que lidera la salida de jóvenes con formación universitaria, aunque también pone en evidencia que además de que son más los jóvenes que se van que los que entran, su nivel formativo es muy superior al que se recibe. Ah, y tampoco quieren venir los médicos.

Aunque es algo brusca la imagen, hay un ‘meme’ que describe a la perfección esta situación de fuga de talento y que aunque hace referencia a lo que pasa en España, por desgracia León no es una excepción. Nuestra provincia no es ajena en que exportamos médicos, ingenieros, veterinarios o empresarios y traemos trapicheros, inmigrantes ilegales, farsantes, vagos que se pasan el mes esperando que llegue la paguita y delincuentes que, con un poco de suerte, viven en Villahierro pero lo más común es que anden de paseo por la Calle Ancha.

Pero lo peor de todo es que, si nosotros mismos no ponemos remedio, León seguirá dibujando un retrato de la precariedad y de lo que muchos entienden como falta de oportunidades mientras ingenuamente esperamos que se obre el milagro de que las gallinas que entran por las que salen van a lograr poner algún huevo de oro en esta tierra.

Volver arriba
Newsletter