Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
El dueño y la camarera de un bar de Valladolid, a juicio por impedir la entrada de jóvenes gitanos

El dueño y la camarera de un bar de Valladolid, a juicio por impedir la entrada de jóvenes gitanos

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
L.N.C. | 23/10/2019 A A
Imprimir
El dueño y la camarera de un bar de Valladolid, a juicio por impedir la entrada de jóvenes gitanos
Tribunales Los hechos se produjeron en enero de 2017
El dueño y una camarera de un bar de Valladolid se sientan este miércoles en el banquillo de los acusados por impedir la entrada de unos jóvenes gitanos, un caso en el que la Fundación Secretariado Gitano intervino ante lo que consideran un “delito de discriminación” que contraviene los “derechos fundamentales”.

Los hechos se produjeron en enero de 2017, cuando, según la propia fundación, una de las empleadas del bar impidió el acceso a dos jóvenes gitanos alegando que, por orden del dueño, les estaba prohibida la entrada. Los jóvenes expusieron el caso al Secretariado Gitano, que elevó una denuncia a la Fiscalía Provincial de Delitos de Odio.

Tal y como explicó la entidad en un comunicado, “la denegación de acceso a bienes y servicios en el ámbito privado es un delito de discriminación que se recoge en el artículo 512 del Código penal”, y aseguró que la política del establecimiento atenta contra el “derecho a la Igualdad y la dignidad de las personas”, recogidos en la propia Constitución.

Según el testimonio de uno de los jóvenes, “en aquel momento nos sentimos humillados y avergonzados, no entendemos cómo en el siglo XXI se nos trata así por ser gitanos”. La fundación, por su parte, explicaron que hechos como éste debe ser abordados “desde un enfoque de derechos humanos”.

Por último, el Secretariado Gitano explicó que estos hechos no son aislados, al tiempo que celebró que este juicio “envía un mensaje claro a quienes no permiten la entrada a sus locales por una motivación antigitana”.
Volver arriba
Newsletter