Publicidad
"El discurso de Vox solo merece el olvido en la cuneta de la nada"

"El discurso de Vox solo merece el olvido en la cuneta de la nada"

LNC CULTURAS IR

El poeta, recitador y artista plástico berciano Juan Carlos Mestre ofrece hoy un recital junto a Luz Pichel en el monasterio de Carracedo. | GALERÍA ACANTO Ampliar imagen El poeta, recitador y artista plástico berciano Juan Carlos Mestre ofrece hoy un recital junto a Luz Pichel en el monasterio de Carracedo. | GALERÍA ACANTO
Fulgencio Fernández | 11/10/2021 A A
Imprimir
"El discurso de Vox solo merece el olvido en la cuneta de la nada"
Cultura Juan Carlos Mestre y Luz Pichel llevan esta tarde el festival ‘Palabra’ hasta el Monasterio de Carracedo, donde ofrecerán un recital conjunto a partir de las 19:30 horas. El poeta berciano habla del compromiso con la palabra y ataca con dureza los discursos del fascismo
Palabra, el festival que se viene celebrando en León en las últimas semanas y cuyo acto central fue la entrega del premio Leteo al cantautor cubano Silvio Rodríguez, abandona por un día la capital y ‘viaja’ este lunes hasta el Bierzo, concretamente al Monasterio de Carracedo en el que se va a celebrar (a las 19.30 horas)un recital de poesía con la presencia de Juan Carlos Mestre y Luz Pichel, que sustituye a la anunciada Pilar Pallarés, por un pequeño accidente que la ha obligado a quedarse en casa.

El villafranquino Juan Carlos Mestre, poeta, artista plástico y excelente recitador regresa así ‘a casa’ y a uno de los lugares más emblemáticos del Bierzo. Al monasterio de Carracedo, algo que, reconoce, «no me había detenido a reflexionar sobre qué puede significar recitar en un lugar así pero sí tengo claro que para mí es acudir a un espacio fundacional, a la memoria de la infancia y la adolescencia. Retornar al lugar donde se funda esencialmente lo que después será mi trabajo, tanto en la poesía como en la vida. Un viaje a la memoria como gran constructora del pensamiento y la conciencia poética. Para mí volver al Bierzo es visitar el lugar donde fecundaron las pasiones estéticas, las fraternales, los grandes conceptos de la amistad, que han presidido todos los actos dignos de la vida y, porqué no decirlo, al espacio donde tuve la primera conciencia política del mundo».

Aún no ha decidido qué va a recitar, pues al ser una lectura compartida con Luz Pichel «prefiero que nos encontremos, hablemos y de ahí saldrá la idea de qué haremos;pero sí tengo la idea de leer por primera vez los textos de lo que fue el último libro, escrito en gallego, ‘200 gramos de patacas tristes’, que no es otra cosa que las memorias de la infancia atravesadas por el eco, la delicadeza y la dulzura de las  voces de nuestro otro idioma, que no es ni el primero ni el segundo sino el compartido espiritualmente por la voz de nuestros antepasados, el gallego en el Bierzo. Y Carracedo forma parte de todo eso, claro».

El festival Palabra es, precisamente, una apuesta por la palabra, la poesía, la reunión de los poetas... una batalla en la que Mestre se encuentra muy cómodo. «Uno de los grandes desafíos de la sociedad contemporánea es volver a situar a la Cultura en el lugar que le corresponde. Decía Walter Benjamin que ‘el gran botín de los amos ya no son las plusvalías sino la cultura’ y es lo último que debemos permitir que nos arrebaten, porque la sociedad del capitalismo avanzado nos lo ha arrebatado casi todo. La palabra poética se convierte en un acto de legítima defensa contra la obstinación del poder para mentir».

- ¿Cuál es hoy la tarea de las palabras y de los poetas?
-  Las palabras han sido hechas para ayudar a construir la casa de la verdad, no para destruirla y la tarea de los poetas es seguir manteniendo vivas las palabras intactas que nombran los grandes temas sobre los que se asienta la conciencia de la dignidad humana:justicia, libertad... que jamás pierdan el sentido heredado a través de la historia de las grandes luchas sociales, con la conquista de los derechos civiles y no permitir que sean banalizadas por el fascismo, hay que decirlo sin eufemismos pues degrada el concepto sagrado de las palabras.
- ¿Cómo ataca el fascismo a las palabras?
- Es su primer objetivo. Lo primero que hace es degradar el significado sagrado de las palabras, el concepto sagrado de la dignidad humana, que es la primera casa que desalojan los autoritarismos. Volver a poner en pie las palabras de la tribu es volver a poner en pie la esperanza en el futuro, que no es otra cosa que volver a poner en pie la esperanza en el porvenir democrático de este país, tan amenazado por las tenebrosas voces del nuevo fascismo;que es el mismo viejo autoritarismo, tan padecido por nuestro país durante interminables décadas.

El acto central de Palabra fue la entrega del premio Leteo a Silvio Rodríguez, una elección que molestó a algunos colectivos, como el partido Vox, que emitió una nota pública de protesta. Sobre esta situación señala Mestre que «creo que la gran queja está en la propia existencia de este partido, que debería ser ilegalizado. El fascismo no tiene cabida en una sociedad democrática y las opiniones que puedan proceder de ese ámbito carecen de absoluta importancia;no solamente no deben ser escuchadas sino que deben ser cuestionadas con toda la radicalidad de todo lo que significa la negación de la inteligencia, la cultura, el progreso. No cabe valoración sobre aquello que carece radicalmente de valor en una sociedad democrática».

Y remata Juan Carlos Mestre su reflexión  sobre esta polémica señalando que «la delicadeza estética y el placer emocional que ha dado a cualquiera  de sus canciones Silvio Rodríguez es infinitamente más valioso que todo el discurso de ese movimiento asocial, que todo junto merece estar olvidado en la cuneta de la nada».  
Volver arriba
Newsletter