Publicidad
El día que León se convirtió en Granollers

El día que León se convirtió en Granollers

DEPORTES IR

El Barcelona gana la Copa Asobal en León. | DANIEL MARTÍN Ampliar imagen El Barcelona gana la Copa Asobal en León. | DANIEL MARTÍN
Jorge Alonso | 21/12/2014 A A
Imprimir
El día que León se convirtió en Granollers
Balonmano / Copa Asobal El Palacio echó de menos al Abanca Ademar, pero acudió en buen número a una final en la que tomó claramente partido por los vallesanos
Granollers es la capital y ciudad más poblada de la comarca del Vallés Oriental, sita en la provincia de Barcelona. Su edificio más emblemático es La Porxada, un edificio renacentista que servía para alojar el grano y que ahora es el gran símbolo de una ciudad en la que habitan casi 60.000 habitantes, muchos de ellos con su trabajo en la Ciudad Condal pero buscando los precios más asequibles de la vivienda en la capital del Vallés.

Estos datos servirán de gran ayuda a todos aquellos que ayer, y por un día, se convirtieron en orgullosos ‘granollerís’. Fueron ellos la mayoría en un Palacio que registró una buena entrada a pesar de la ausencia del Abanca Ademar, y es que a León le gusta el balonmano. Al principio la gente se sintió un poco desubicada, sin saber muy bien a quién animar o qué hacer. Lo único que estaba claro es que había que pitar a Rutenka.

A partir de ahí el ambiente tuvo la misma temperatura que el exterior, bajo cero. Poco a poco, el público fue entrando  en calor y comenzaron a oírse los gritos de «Granollers, Granollers» y un «sí se puede» que desde tiempos de Baloncesto León siempre han ido asociados a una derrota.

Pitaron no solo a Rutenka, sino a todo aquel que osó animar al Barcelona. Varias peñas blaugranas de la provincia viajaron hasta el Palacio de los Deportes para animar a los suyos y se encontraron con una oposición frontal. Algunos incluso pretendían ‘picar’ a los aficionados culés con banderas de España, quizás no eran muy conscientes de que el 99,9% de los aficionados blaugranas que se encontraban en el Palacio eran de Villabalter, Boñar, La Robla, Valencia de Don Juan o Astorga, crudos independentistas, como todo el mundo sabe.

Pero dejemos las banalidades políticas a un lado. León tiene la mejor afición al balonmano de este país. Solo en esta ciudad un partido sin nada en juego para el equipo local y en una ciudad habituada a tener este deporte al primer nivel a menudo.

La Copa Asobal quiere quedarse en León. Sólo aquí puede sobrevivir, y siendo sinceros, solo aquí se puede vivir.
Volver arriba  Volver arriba
Newsletter