Publicidad
"El detonante para venir fue que, a quien preguntara, me hablaba maravillas del club"

"El detonante para venir fue que, a quien preguntara, me hablaba maravillas del club"

DEPORTES IR

Rovirola, a la izquierda, presiona a Luque en un entreno. | CYD Ampliar imagen Rovirola, a la izquierda, presiona a Luque en un entreno. | CYD
Jesús Coca Aguilera | 15/09/2020 A A
Imprimir
"El detonante para venir fue que, a quien preguntara, me hablaba maravillas del club"
Fútbol / Segunda División B El mediocentro culturalista Rovirola quiere aportar "trabajo, sacrificio e intensidad" y deja claro que "el objetivo no tiene que ser otro que el ascenso"
Entre los fichajes cerrados ahora mismo por la Cultural, el de mayor nombre es el de Marc Rovirola, que a sus 28 años viene de militar un año tras otro en ‘gallitos’ de Segunda B, pues jugó en el Fuenlabrada, ascendió con el Albacete y estuvo en el Baleares durante las dos últimas campañas y media, liderando su grupo sin éxito luego en el ‘playoff’ en dos de ellas.

Una incorporación de renombre que reconoce que «uno de los detonantes que me hicieron llegar hasta aquí son que, daba igual la gente a la que preguntaba, que todo el mundo me hablaba maravillas. He tenido gente muy cercana, amigos y compañeros que han pasado por aquí y todos me hablaron muy bien de ciudad, estadio, club y afición».

«Es un club lo suficientemente grande y con mucha historia para que se quede mucho tiempo en Segunda B y debe estar en el fútbol profesional que es donde se merece», añade Rovirola, que se ‘moja’ y tiene claro que «el objetivo no tiene que ser otro que el ascenso, he venido aquí para intentar aportar mi granito de arena y estoy ansioso por lograr cosas bonitas, vengo a ayudar a que este club regrese a donde se merece».

«Estoy ansioso por lograr cosas bonitas, vengo a ayudar a que este club regrese a donde se merece» ¿A la hora de definirse? Rovirola apunta que «soy mediocentro, más bien defensivo, y espero «aportar trabajo y sacrificio, me caracterizo por esto más que por otras cosas. Sobre todo meterle intensidad, ganas de competir y ayudar en lo que haga falta».

Por último, sobre el primer contacto en el vestuario, el jugador catalán hacía hincapié en que «los compañeros han sido súper majos conmigo todos, se ve que hay una química muy bonita en el el vestuario y además una calidad muy buena, con esta gente se pueden hacer cosas muy grandes».
Volver arriba
Newsletter