Publicidad
Miércoles, 30 de septiembre de 2020 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú
El desmantelamiento de la térmica se 'salvaguarda' con un grupo de rescate

El desmantelamiento de la térmica se 'salvaguarda' con un grupo de rescate

ACTUALIDAD IR

Los rescates en accidentes producidos en altura son habituales y requieren una formación específica. | A.C. Ampliar imagen Los rescates en accidentes producidos en altura son habituales y requieren una formación específica. | A.C.
M.I. | 13/01/2020 A A
Imprimir
El desmantelamiento de la térmica se 'salvaguarda' con un grupo de rescate
Sociedad La empresa "La línea vertical" emplea a dos técnicos en el equipo industrial para evitar accidentes en la central/ Forman a los trabajadores en materia de prevención
Como corresponde a cualquier empresa, Endesa cuida que el desmantelamiento se efectúe con garantías y como también marca la ley, ha contratado a la empresa de Fernando Romero Salud para que provea a los trabajadores de servicio sanitario y un equipo de rescate industrial se encargue de la salvaguarda de los trabajos del desmantelamiento de la térmica de Compostilla.

Dos técnicos de la firma «La línea vertical» que opera a nivel internacional, Amancio Catalán y Oscar Mesa, estarán en las instalaciones bercianas a lo largo, al menos, de un año. Ambos son profesionales de los trabajos verticales desde hace veinte años con amplia experiencia en el sector energético y petroquímico que forman a los trabajadores de la central para prevenir accidentes. Catalán asegura que se han encontrado con un grupo formado, con una respuesta rápida ante incidentes y con la implicación empresarial en su trabajo, sobre todo porque este perfil de empresa cada vez está más comprometida con la seguridad y decidida a acabar con la lacra de los accidentes laborales.

La línea vertical es una empresa especialista en trabajos en altura y actividades laborales de especial complejidad y riesgo que se fundó a principios del año 2000 en el Campo de Gibraltar, Cádiz. Desde allí cuenta con 40 profesionales con distintos perfiles en plantilla que va moviendo a los diversos encargos empresariales que recibe que van entre las operaciones de inspección, seguridad o mantenimiento. La firma es acreedora del reconocimiento en el ámbito empresarial, no sólo por su cualificación técnica, sino también por su modelo de desarrollo societario.

Endesa escogió esa firma gaditana para poner en marcha ese grupo de rescate industrial que ha traído a Catalán y a Mesa por primera vez a la comarca «estamos enfocados a la prevención, al asesoramiento técnico en seguridad y a la formación continua de los trabajadores e intentar que no se produzcan intervenciones de rescate», explica Catalán «intentamos anticiparnos para que no haya accidentes».

Los más comunes en este tipo de empresas tienen que ver con caídas de altura e intoxicaciones por gases. Son sucesos que requieren una intervención inmediata que un grupo de sus características puede ofrecer, además de ser una ayuda especializada «aporta tranquilidad contar con personas especializadas en el tipo de riesgo que tienen las empresas», explica Catalán.

El equipo de rescate en la planta forma a grupos de una veintena de trabajadores con charlas y simulacros «son píldoras formativas», que se administran a todos los trabajadores para implicarles en su propia seguridad. «Seguimos el Plan de Emergencia que deben tener todas las empresas y que todos los trabajadores deben conocer también», dice. Reconoce Catalán que cada vez más las empresas y los trabajadores están concienciados de la importancia que tiene, tanto invertir como formarse en seguridad.

La inversión en esta cartera según diversos estudios económicos como la publicación de Lorraine Griffith, ‘Gestión práctica de riesgos laborales: Integración y desarrollo de la gestión de la prevención’, asegura que se rebajan los costes.»El objetivo para todas las empresas debe ser tratar de llegar a cero accidentes, más si se tiene en cuenta que la seguridad laboral mejora la productividad y la rentabilidad. Sin embargo, hay que ser conscientes de que la seguridad no se impone, sino que se comparte; de ahí que la participación de los trabajadores sea crucial para el éxito de cualquier plan de prevención», recoge el texto de Griffith, publicado en 2007. Es el aval de este trabajo poco conocido todavía a nivel industrial, aunque ya lo era en otros entornos como el minero.
Volver arriba
Newsletter