Publicidad
El conejo y la perdiz salvan la temporada

El conejo y la perdiz salvan la temporada

DEPORTES IR

Un instante de una prueba del Circuito de Cazadores celebrada en León durante la pasada temporada. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Un instante de una prueba del Circuito de Cazadores celebrada en León durante la pasada temporada. | SAÚL ARÉN
L.N.C. | 25/01/2022 A A
Imprimir
El conejo y la perdiz salvan la temporada
Caza El delegado de la Federación de caza, Miguel Fierro, da por "buena" la campaña que se cerró este domingo, aunque con el hándicap de que "ha habido poquísimas liebres"
Hasta que empiece la próxima temporada, los cazadores leoneses deberán guardar ya sus escopetas en el armero. Y es que el domingo terminó una nueva temporada de caza menor, la primera con la nueva ley del sector, que deja notas muy positivas en cuanto a las capturas del conejo y la perdiz, pero un gran hándicap con la notable ausencia de liebres.

Así lo apuntaba el delegado de la Federación de Caza en León, Miguel Fierro, que hace hincapié en que «si lo comparamos con otros años las poblaciones están muy por debajo de lo que estuvieron en su día, pero con las perspectivas que teníamos el conejo y la perdiz han estado ligeramente al alza. Eso sí, la liebre fatal, no sabemos qué ha pasado o el motivo pero hubo poquísimas».

«Ha habido problemas con ella en toda España, a algunas se se les ha encontrado mixomatosis, pero no sabemos si viene de ahí como para desaparecer casi del todo», añade Fierro, que se quiere quedar con lo positivo, con que «la temporada en sí ha sido buena, el conejo se recuperó en muchos cotos que estaba perdido y va en una tendencia positiva tras cambiársele en su día el hábitat al desaparecer casi todas las viñas y debido a los sulfatos».

«Si hay pocas liebres, aunque las vean, muchos no tiran para mantener un número aceptable de ejemplares» Por lo que respecta a la caza mayor, explica que «lo más destacado ha sido el jabalí, pero el corzo está muy descabezado, hay bastante pero la mayoría son hembras y los que tienen aceptación son los machos y con buenos trofeos. Creemos que en gran parte por la enfermedad del gusano han colonizado más la parte de Tierra de Campos y hay menos en el norte, ahora los hay por ejemplo en Valencia de Don Juan e igual no en La Magdalena, y en la cornamenta influye mucho la alimentación».

¿Sobre la nueva Ley? El delegado en León señalaba que «estamos adaptándonos ahora al hacer la memoria anual, pero al menos tampoco es tan desastroso como el borrador, que había alguna cosa que era indefendible. Eso sí, hay muchas ahora que no son útiles y que lo único que hacen es aumentar el número de documentación a presentar».

Unas normas que, aunque se vean en papel, se valoran mejor una vez que se ponen en práctica, y que para Fierro ha traído como principales cambios «el orden general de vedas, que antes se estaban esperando todo el año y ahora son casi siempre las mismas, y la información a mitad de temporada, que cada mes hay que tener los datos además de hacer luego la memoria anual con todo lo que se ha cazado».

«Hay muchas cosas en la nueva Ley que no son útiles y sólo aumentan el número de documentación a presentar» «Al final está todo inventado y por mucho que pongas habrá lo que dé el campo. Puedes hacer cosas raras y pedir datos, pero quien tiene la autoridad es la propia naturaleza y no hay que encorsetarlo», añade Fierro, queriendo resaltar el hecho de que «si el año que viene es malo no vamos. A veces se acusa al cazador, pero es que ya no diré que por altruismo, sino por egoísmo, porque queremos seguir cazando hasta que el cuerpo aguante y con buenos escenarios, intentamos cuidar las especies y por ejemplo si hay pocas liebres aunque las vean muchos no le tiran para que pueda mantenerse un número aceptable de ejemplares y un equilibrio».

De hecho considera que «aquel que no respeta nada, que le tira a todo lo que se menea y no tiene en cuenta el círculo de reproducción es un delincuente que acaba con nuestra propia afición, le tengo mucha más manía que a un furtivo, que al final es alguien indisciplinado pero que respeta mucho más el medio».

Ahora mismo se estima que existen unas 20.000 licencias de caza en León y Miguel Fierro considera que para que este número se mantenga o crezca, la clave es «que no se le mintiese a los niños y se les dijese la verdad de la historia del hombre. Que ahora está mal visto y se dicen cosas malas o incluso que no son verdad como que los lobos no comen nada, pero si estamos aquí es porque la naturaleza se ha usado y respetado siempre».
Volver arriba
Newsletter