Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
El coche eléctrico en León, 5 electrolineras para 530 kilómetros de autovía

El coche eléctrico en León, 5 electrolineras para 530 kilómetros de autovía

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
D.L.M. / E.P. | 20/02/2020 A A
Imprimir
El coche eléctrico en León, 5 electrolineras para 530 kilómetros de autovía
Infraestructuras La red de puntos de recarga todavía presenta importantes sombras, como la que hay entre Benavente a Mieres
El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, que este jueves estará en León, anunció esta semana que el Gobierno aprobará próximamente una nueva regulación con el fin de impulsar que operadores privados implanten puntos de recarga para coches eléctricos en toda la red de carreteras del Estado. La medida se enmarca en la Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada en la que trabaja este departamento, y busca contribuir al despliegue del coche eléctrico, toda vez que una amplia red de puntos de carga se considera como uno de los principales factores para la extensión de este tipo de vehículos.

La propuesta del Gobierno tiene todo el sentido si se tiene en cuenta que en los aproximadamente 480 kilómetros de vías de alta capacidad, por el momento, solo están instaladas cinco electrolineras de acceso público. Se trata del Área de Servicio Palazuelo en la León-Benavente (A66), el área de servicio de La Hacienda en La Bañeza (A6), en el polígono industrial de Bembibre (A6), en la Estación de Servicio Valcarce La Portela (A6) y en la León-Burgos (N-231), en el Área de Servicio Castillo El Burgo.

Como se observa, la Autovía del Noroeste es la que cuenta con más opciones en los 156 kilómetros que median entre Benavente (Zamora) y el límite con Orense. Sin embargo, es llamativo que entre el nudo zamorano y Mieres (Asturias) no hay ningún punto de recarga de acceso público. La vía alternativa, la N-630, tampoco tiene muchas más alternativas, ya que la única opción desde la capital se encuentra en Villamanín, en el área de servicio junto al popular Restaurante Ezequiel. En el caso de la Autovía del Camino de Santiago (A-231), el punto de recarga del Burgo Ranero es el único existente en todo el trazado. No se puede decir lo mismo de la autovía León-Astorga (AP-71), que no cuenta con un solo punto de recarga en los cerca de 50 kilómetros que la forman.

En la red convencional, las cifras son ligeramente mejores, gracias en buena parte a hoteles y casas rurales que incluyen punto de recarga en sus instalaciones, aunque por el momento la situación tampoco parece adaptarse a la apuesta que supone el coche eléctrico, dentro de la lucha contra el cambio climático. De hecho, en toda la provincia, según el portal especializado Electromaps, la provincia suma 36 puntos de recarga con 88 conexiones disponibles. La mayor parte de ellas se encuentran en la capital leonesa, donde el Ayuntamiento ha instalado varios puntos, que se complementan con las iniciativas particulares.

La situación actual evidencia que por el momento, el vehículo eléctrico se presenta con un medio de transporte con más partidarios entre quienes lo utilizan para desplazamientos urbanos o periurbanos. La ‘electrificación’ de las carreteras y la anunciada democratización del coche eléctrico por el momento tiene mucho camino por recorrer, como reconoce tanto el Gobierno como las operadoras eléctricas.

Las grandes compañías también cuentan con planes para mejorar el abastecimiento de este tipo de vehículos. Iberdrola trabaja ya en el despliegue de una gran red de recarga rápida, mientras que Endesa ha cifrado en 100.000 los puntos que aspira a poner en servicio. También se suma a la apuesta Adif, que trabaja en un plan de 'ferrolineras' con las que la compañía pretende distribuir también por las carreteras cargadores que suministren la energía que los trenes generan al frenar.

El Gobierno quiere contribuir y por ello, como anunció el ministro recientemente en el VIII Congreso de Ingeniería Civil organizado por el Colegio de Ingenieros de Caminos, pretende adaptar la normativa para eximir de solicitar una nueva autorización específica de acceso a la red viaria tanto a los puntos de recarga que se construyan al lado de gasolineras o áreas de descanso existentes, como a aquellos que se construyan de forma independiente en una zona que ya tenga una conexión con una carretera próxima, según se concreta en el texto de modificación de la Orden Ministerial al que tuvo acceso Europa Press. La obtención de una nueva autorización para el acceso desde la carretera al punto de recarga sólo será necesario en caso de que se estime que compromete la seguridad vial, como puede ser su construcción en un punto de concentración de accidentes.
Volver arriba
Newsletter